Internacionales

Indígenas toman el control de un aeropuerto en selva peruana

Por conflictos medioambientes con empresa petrolera y el gobierno

Andoas
El aeropuerto del distrito de Andoas fue tomado por nativos |

Redacción Central |

Miembros de dos comunidades indígenas establecidos en una de las cuencas amazónicas de Perú tomaron el control de un  pequeño aeropuerto enclavado en la selva en medio de una persistente disputa con la empresa argentina Pluspetrol y el Gobierno por cuestiones ambientales.

El aeropuerto, ubicado en el distrito Andoas, en la norteña región de Loreto, fue ocupado por miembros de las  comunidades Nuevo Andoas y Capaguari, para proteger la zona que hace pocos años fue declarada en emergencia ambiental debido a la contaminación, según los líderes indígenas Tedy Guerra y Aurelio Chino.

“Ahorita estamos más de 500 personas en el aeropuerto haciendo nuestros reclamos (…) los vuelos han sido detenidos”, señaló Guerra, jefe de la comunidad Nuevo Andoas, quien añadió que durante la toma de la terminal aérea no hubo enfrentamientos con la policía.

Los manifestantes están considerando tomar control de los pozos y válvulas si la compañía no responde a sus demandas de negociaciones directas e inmediatas, manifestaron los líderes.

Tedy Guerra sostiene que la empresa ha estado usando tierras indígenas sin pedir autorización a los nativos o sin ofrecer una compensación justa, y ha reiterado que la firma ha respondido de forma lenta a la limpieza de derrames de crudo.

Desde ese terminal se realizan principalmente vuelos de la propia compañía Pluspetrol, que opera el adyacente campo petrolero 1-AB. Este yacimiento bombea de 15 mil a 17 mil barriles de crudo por día, cerca de una cuarta parte de toda la relativamente pequeña producción de Perú.

Pluspetrol precisó, por su parte, que la firma y la comunidad Nuevo Andoas firmaron el mes pasado un convenio para el uso de una cantera.

“Posteriormente al acuerdo alcanzado hemos recibido comunicación de la Federación Indígena Quechua de la cuenca del Pastaza en la que observa algunos parámetros del acuerdo”, aseveró la empresa en un comunicado.

La entidad argentina manifestó que “está haciendo todos los esfuerzos para restablecer el diálogo con la comunidad”.

En abril, la producción en el lote 1-AB cayó un 70 por ciento luego de que comunidades tomaron el control de las instalaciones durante casi una semana.

también te puede interesar