Internacionales

Denuncian a Israel ante el Consejo de Seguridad de la ONU

Rechazan su pretensión de construir nuevos asentamientos de colonos en los territorios palestinos ocupados

Consejo de Seguridad
|

Redacción Central |

Un retraso mayor en conseguir la paz entre israelíes y palestinos sólo va a exacerbar el conflicto y crear divisiones más profundas, afirmó el miércoles secretario general adjunto para Asuntos Políticos de la ONU, Jeffrey Feltman, durante una sesión de urgencia del Consejo de Seguridad.

La ONU considera que el actual estatus quo en ese conflicto no es una opción viable, aseveró el alto cargo de Naciones Unidas, quien pidió nuevos pasos para superar el paradigma que se arrastra en Oriente Medio desde hace medio siglo.

La reunión  del Consejo de Seguridad, solicitada por Jordania, se produjo después de que se conocieran los últimos planes del Gobierno de Israel de construir un millar de nuevas viviendas en Jerusalén Este y otras obras de infraestructura en Cisjordania, en territorios palestinos ocupados desde  1967.

Feltman, en su intervención, expresó la “alarma” de la ONU por estas noticias y dijo que esos planes, si finalmente se ejecutan, “siembran dudas” sobre el compromiso de Israel para conseguir una paz duradera con los palestinos.

La ONU ha venido insistiendo en que estos asentamientos son ilegales, algo que también reiteró Estados Unidos, el principal aliado israelí y que tiene un asiento permanente y derecho de veto en el Consejo de Seguridad.

En su informe al Consejo, Feltman hizo un recuento de otros hechos en los últimos días que han elevado la tensión en los territorios palestinos y pidió evitar “acciones unilaterales y provocaciones” que provoquen una escalada mayor.

Por su parte, el observador permanente de Palestina ante Naciones Unidas, Riyad Mansour,  señaló en la reunión que “lo que ocurre en Jerusalén Oriental es un doloroso reflejo del empeño israelí en mantener la ocupación de territorios palestinos y su total desprecio  por la paz y la solución de los dos estados”.

Mansour demandó en el foro el cese inmediato y completo de la colonización, así como de las provocaciones en sitios sagrados, en particular la Explanada de las Mezquitas, agredida en los últimos días por colonos judíos, y sometida a prohibiciones de acceso por las tropas ocupantes.

Jerusalén está bajo asedio de Israel, que insiste en cambiar su carácter, falsear su historia, alterar su demografía y negarles a los palestinos los derechos y vínculos con la ciudad, subrayó.

Por su parte, el embajador israelí, Ron Prosor, defendió la colonización con el argumento de que “el pueblo de Israel no es ocupante ni colono, porque Jerusalén es la eterna capital de nuestro soberano estado”.

Además, trató de desviar la atención del debate hacia otras crisis y conflictos en el Oriente Medio.

No obstante la gravedad del asunto, no había planes para adoptar una resolución y diplomáticos dijeron que una declaración del Consejo de Seguridad condenando a Israel era poco probable dada la renuencia de Estados Unidos a criticar a su aliado.

también te puede interesar