Internacionales

Venezuela rechaza declaraciones de Mariano Rajoy

Caracas considera inaceptable que el jefe del Gobierno español, en un acto profundamente inamistoso, violente el principio de no injerencia y respeto a la soberanía

Cancillería venezolana
Ministerio de Relaciones Exteriores de Venezuela | TeleSurTV

Redacción Central |

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Venezuela calificó de injerencista, irresponsable e irrespetuosa las declaraciones del presidente del Gobierno de España, Mariano Rajoy, en torno al proceso judicial contra organizadores de disturbios en la nación sudamericana.

Las autoridades venezolanas lamentaron los estrechos nexos de Rajoy y el Partido Popular con ciudadanos como Leopoldo López, sometido a juicio por los hechos ocurridos a principios de año que causaron la muerte de más de 40 personas.

En una misiva al Ministerio de Asuntos Exteriores de España, la Cancillería del país suramericano considera que el 22 de octubre pasado el jefe del gabinete español emitió declaraciones que estimulan una agenda política de desestabilización contra Venezuela.

Es inadmisible que públicamente Rajoy exprese juicios de valor respecto al ordenamiento jurídico, vida social y funcionamiento de la democracia en Venezuela, refiere el texto.

Por su relación con la extrema derecha venezolana, Rajoy se involucra en una causa judicial independiente y soberana seguida contra López por delitos que costaron la vida a decenas de personas, heridas a un millar, enormes destrozos y un gran desasosiego al pueblo.

El documento, asimismo, considera inaceptable que el jefe del Gobierno español, en un acto profundamente inamistoso, violente el principio de no injerencia y respeto a la soberanía.

Con este comportamiento, añade el texto, reinciden en la actitud de intromisión del gobierno de José María Aznar, cuando reconoció al gobierno de facto surgido del golpe de Estado perpetrado en Venezuela en abril de 2002 contra el presidente Hugo Chávez.
La nota precisa que con ese acto se pretendió romper el hilo constitucional y sumir al pueblo en una espiral de violencia, para hacer retroceder la nación a regímenes dictatoriales como padeció en el pasado España.

Según la Cancillería venezolana, estas acciones ocurren a espaldas de la mayoría del pueblo español, con estrechos lazos históricos y culturales con Venezuela y que sufre casi 570 mil ejecuciones hipotecarias o desahucios, 23,67 por ciento de desempleo y cinco millones 427 mil 700 de parados.

Estas deberían ser las preocupaciones y el foco de acción del jefe del Gobierno español, en vez de buscar un protagonismo político que solo tiene eco en la extrema derecha nacional y en sus satélites venezolanos, apunta la misiva.

Venezuela, al mismo tiempo, ratifica el sentimiento de amistad y afecto por el pueblo español y sus regiones, apego al principio de no injerencia, respeto mutuo, e inviolabilidad a la soberanía de los estados como un principio fundamental de las relaciones internacionales.

también te puede interesar