Internacionales

La universidad mexicana se paraliza para reclamar justicia por Ayotzinapa

Procurador General acusa a exalcalde de Iguala como responsable y explica a la prensa los hechos

mx
|

Redacción Central |

Cerca de 70 escuelas de distintas universidades de México comenzaron una masiva protesta de 48 horas en apoyo a los 43 estudiantes de magisterio desaparecidos la noche del 26 al 27 de septiembre.

Con este paro, los estudiantes mexicanos quieren mostrar su apoyo a familiares y compañeros de los estudiantes desaparecidos y exigir al Gobierno que los 43 normalistas sean devueltos con vida, además de que se castigue a los responsables de la desaparición.
Pese a las tensiones, no se han registrado incidentes durante esta primera jornada que terminará este jueves con una gran marcha por el centro de México DF.

Universidades de Guadalajara, Veracruz, Oaxaca, Jalisco, Chiapas, Guerrero y Michoacán, entre otras, se han sumado a este paro, que en la capital ha sido liderado por la Universidad Nacional Autónoma de México, la Universidad Autónoma Metropolitana, la Universidad Autónoma Ciudad de México y el Instituto Politécnico Nacional.

Los estudiantes continuarán con el paro este jueves, cuando provocarán el corte de calles y avenidas y tomarán los peajes de varias carreteras.

Por su parte, el procurador general de México, Jesús Murillo Karam, acusó este miércoles al alcalde de Iguala, José Luis Abarca, y su mujer, María de los Ángeles Pineda, junto a otras tres personas, como responsables de la desaparición de los 43 estudiantes.

Murillo Karam explicó en una rueda de prensa que, según las declaraciones de los detenidos, Abarca fue informado de que los normalistas se dirigían a Iguala, en una escala más de sus protestas por la reforma educativa, y ordenó interceptarlos ante el temor de que sabotearan un acto oficial de su mujer.

Abarca y su mujer incluso habrían pedido ayuda a la Policía del vecino municipio de Cocula, por lo que agentes de ambas localidades bloquearon la carretera para impedir que los estudiantes de magisterio llegaran a Iguala.

De acuerdo con el relato de Murillo Karam, un policía realizó un disparo matando a un normalista, por lo que los demás intentaron huir, dando lugar a una gran confusión en medio de la cual los agentes abrieron fuego indiscriminadamente.

Una vez controlada la situación, los jóvenes que aún quedaban en el lugar fueron detenidos y trasladados en coches policiales a la comisaría de Iguala. Allí fueron entregados a los agentes de Cocula que a su vez se los entregaron a la organización delincuencial Guerreros Unidos diciendo que eran miembros del grupo rival Los Rojos.

Minutos antes de esta conferencia de prensa, una manifestación quemó el ayuntamiento del municipio mexicano de Iguala, en protesta por la desaparición de los 43  jóvenes.

Al llegar a la plaza donde se encuentra el ayuntamiento, algunos manifestantes, armados con palos y con los rostros cubiertos, lanzaron cócteles molotov contra el edificio, que acabó en llamas.

La marcha se trasladó luego a la carretera en la que se produjeron los ataques a los estudiantes, que acabaron con la muerte de tres de ellos y de otros tres civiles y el apresamiento de los 43 jóvenes desaparecidos.

también te puede interesar