Internacionales

Brasil con empate técnico a cinco días de los comicios

La presidenta Rousseff con ligera ventaja, según recientes encuestas

Dilma Rousseff y Aécio Neves
Dilma Rousseff y Aécio Neves mantienen el empate técnico |

Redacción Central |

El escenario político brasileño muestra un tenso clima en la disputa por la presidencia del país entre la actual mandataria Dilma Rousseff y el candidato del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), Aécio Neves, cuando a cinco días de los comicios se observa un virtual empate técnico.

Así lo evidencian las encuestas de este lunes que para el balotaje del próximo domingo marca a Dilma con 45,5% de la intención de voto, y al socialdemócrata Aecio Neves, con 44,5%.

Según este sondeo de la consultora MDA, a seis días de la segunda vuelta presidencial, los votos blancos y anulados serían 5,7% y no supieron o no quisieron responder 4,3%.

Por ello, todo indica que estos días serán decisivos para que la ciudadanía defina su posición de cara a la segunda vuelta de las elecciones, en las cuales se escogerán además los gobernadores de 14 estados de Brasil.

Para la jefa de Estado en estos comicios no se enfrentan solo dos rivales políticos, sino también dos proyectos de gobierno muy diferentes: uno del Partido de los Trabajadores que garantiza los avances sociales y el desarrollo de país, y otro del PSDB que en el pasado provocó desempleo y salarios bajos.

En las consideraciones finales del debate televisivo del domingo, concluido poco después de la medianoche, Rousseff se pronunció por trabajar para mejorar la educación y la atención de salud, así como mantener el crecimiento económico con inclusión social y bajo número de parados.

La gobernante rememoró que su gobierno generó 5,6 millones de empleos y amplió el programa Bolsa de Familia, que concede ayuda financiera a más de 50 millones de personas.

Tras censurar a su adversario de defender un proyecto fallido, señaló que el PSDB gobernó para los empresarios, banqueros y oligarcas durante la administración de Fernando Henrique Cardoso (1995-2003) y dejó un país con millones de parados y quebrado.

Neves, por su parte, argumentó a favor del gobierno de Cardoso y trató de escamotear los logros reconocidos que Brasil obtuvo durante la Presidencia de Luiz Inacio Lula da Silva (2003-2010).

“Tengo un inmenso orgullo de haber podido participar en un momento transformador de la vida nacional, el Plan Real (de estabilidad económica) (…) Hemos iniciado los programas de transferencia de renta que después fueron ampliados por su partido”, ripostó.

Pese a las acusaciones mutuas, el debate de este domingo fue menos agresivo que los dos anteriores, señalan los analistas y todavía quedan dos más en lo que resta de semana.

En los últimos días de campaña, los dos candidatos tratarán de buscar los apoyos necesarios para superar al adversario en una de las elecciones más disputadas de la historia reciente de Brasil.

también te puede interesar