Internacionales

EE.UU. contrató jóvenes latinos para subversión contra Cuba

La USAID los envió en operaciones encubiertas para reclutar a posibles líderes de las nuevas generaciones cubanas

Estudiantes universitarios cubanos
Estudiantes universitarios cubanos |

Redacción Central |

Un programa de la administración de Barack Obama envió secretamente a jóvenes latinoamericanos a Cuba con la cobertura de programas de salud y cívicos para provocar cambios políticos, una operación clandestina que colocó a los extranjeros en peligro, incluso después que se condenó a un contratista estadounidense, denunció la agencia de prensa estadounidense Associated Press (AP).

A partir de octubre del 2009, un proyecto supervisado por la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) envió a jóvenes venezolanos, costarricenses y peruanos a Cuba con la esperanza de poner en marcha una rebelión, señala.

De acuerdo con el reporte, para la USAID el peligro de enviar norteamericanos era evidente después que uno de los contratistas en la nómina de la agencia, el estadounidense Alan Gross, fue encarcelado por introducir tecnología no comercial con propósitos subversivos.

La USAID no quiso decir cuánto costó ese programa de jóvenes viajeros diseñado para Cuba que estableció en Costa Rica.

Según los documentos internos obtenidos por la AP y entrevistas realizadas en seis países distintos, los jóvenes viajeros de USAID trabajaron encubiertos, se hicieron pasar por turistas cuando estaban en los campus universitarios cubanos y, en un caso, utilizaron como fachada un evento que podría socavar la credibilidad de USAID en sus esfuerzos por prevenir enfermedades contagiosas en el mundo: montaron un taller de prevención del VIH-Sida que, según ellos, era “la excusa perfecta” de reclutamiento para su causa a activistas políticos, de acuerdo con un reporte hecho por el grupo.

Comentó la AP que montar como fachada un taller de prevención de esa enfermedad para propiciar una especie de subversión en contra de un gobierno extranjero arroja sospechas sobre la misión que pregona la USAID en materia de prevención de enfermedades, incluyendo el programa de VIH-Sida.

Por asumir todos esos riesgos, a algunos jóvenes viajeros les pagaron muy poco, cinco dólares la hora, dice la información de la agencia.

Cuando fue contactado en San José, Costa Rica, uno de los dirigentes del grupo dijo que no podía hablar sobre los detalles de su incursión a Cuba porque había firmado un acuerdo de confidencialidad que le prohíbe divulgar cualquier información.

La Associated Press explicó que el programa de jóvenes viajeros empezó a operar cuando la recién instalada administración de Obama hablaba de un “nuevo comienzo” con Cuba después de décadas de desconfianza, lo que plantea interrogantes sobre si el gobierno estadounidense tiene una política coherente con la nación caribeña.

Con base en documentos y entrevistas a nivel mundial, AP encontró que el programa hizo esfuerzos notables para esconder las actividades de sus trabajadores. Estos debían comunicarse en código: “Tengo un dolor de cabeza” significaba que sospechaban que estaban siendo monitoreados por las autoridades cubanas, “Tu hermana está enferma” era una orden para acortar su viaje.

Para evadir a las autoridades cubanas, señaló el cable de  la AP, los viajeros copiaban contenidos inofensivos en sus computadoras portátiles para ocultar la información sensible que llevaban. También usaban memorias portátiles codificadas para ocultar sus archivos y enviaban correos electrónicos evidentemente codificados usando un sistema que levantaba sospechas.

También la información reiteró que la USAID contrató a la firma Creative Associates International, una compañía basada en Washington, para provocar disenso entre los cubanos.

La misma empresa fue fundamental para la creación de una red de mensajes de texto llamada ZunZuneo que fue descubierta al público por The Associated Press en abril pasado, y que estaba diseñada para que estuviera al alcance de cientos de miles de cubanos.

La empresa Creative Associates declinó hacer comentarios al respecto y refirió cualquier pregunta a USAID.

también te puede interesar