Internacionales

La política del buitre: venderán armas a Ucrania

Tanto la Unión Europea como Estados Unidos le suministraran equipos y tecnología militar

Guardia Nacional de Ucrania
EEUU financiará con 19 millones de dólares a la Guardia Nacional de Ucrania |

Redacción Central |

La Unión Europea (UE) levantó  las restricciones sobre la importación de equipos y tecnología militar a Ucrania, escenario de un conflicto entre fuerzas gubernamentales y las milicias populares desde abril,  mientras Estados Unidos desembolsará otros 19 millones de dólares para la seguridad y las estructuras militares de Ucrania, principalmente los cuerpos represivos como la Guardia Nacional.

“Durante la reciente reunión del Consejo Europeo los líderes de la UE acordaron ‘a hurtadillas’ levantar las restricciones a la exportación a Ucrania de equipos que pueden ser utilizados para la represión interna”, informó la Cancillería rusa en un comunicado que condena los hechos como política de doble rasero.

Según la nota, Bruselas “también autorizó la exportación de equipos y tecnología militar”.

Moscú recuerda que fue el pasado 20 de febrero cuando el Consejo Europeo adoptó las restricciones que esta semana han sido levantadas, es decir, “cuando en el poder estaba el presidente (Víktor) Yanukóvich”, derrocado el 22 de febrero.

“Y cuando en el Maidán (plaza de la Independencia de Kiev) continuaban los enfrentamientos violentos entre los ultranacionalistas radicales armados y los prácticamente desarmados cuerpos de seguridad”, agrega.

Entonces, indica, “en la UE consideraron incorrecto suministrar armamento y equipos especiales al régimen de Yanukóvich”.

“Ahora, sin tener en consideración la continuación de la operación militar en el sureste del país por parte de las actuales autoridades de Kiev, la Unión Europea consideró necesario reanudar la concesión a gran escala de licencias para la exportación de equipos militares y equipos especiales”, señala.

La Cancillería rusa opina que “es evidente por qué la UE se empeña en callar los indiscutibles hechos de los disparos contra territorio ruso desde Ucrania: la perspectiva de sentirse parte implicada en tales acciones crea, probablemente, cierta incomodidad en Bruselas”.

“’La decisión de limitar los suministros de armas y equipos especiales a Ucrania había que haberla tomado después del comienzo de la llamada operación antiterrorista en el Donbass y la región de Lugansk. Pero incluso ahora no es tarde para reanudar tal prohibición”, sentenció.

De lo contrario, advierte, “’sin ella, aumentará la responsabilidad de la Unión Europea en el continuo derramamiento de sangre en el sureste de Ucrania”.

Casi al unísono, Estados Unidos anunció que incrementará la ayuda militar a Ucrania, destacaron medios de prensa.

La noticia fue confirmada por el Pentágono en una rueda de prensa y supone el adiestramiento y la entrega de pertrechos a los comandos de la Guardia Nacional, cuyos armados han sembrado el terror en las ciudades del oriente del país con arrestos arbitrarios, secuestros y asesinatos de opositores y activistas sociales de la resistencia.

El Pentágono develó sus planes de crear un centro internacional de seguridad en la ciudad ucraniana de Yavorov, en la occidental región de Lvov, capitaneado por la comandancia europea de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos y la Guardia Nacional del estado de California.

Militares estadounidenses entrenarán y equiparán cuatro compañías y un cuartel general táctico de la Guardia Nacional ucraniana, según reprodujo el portal noticioso For Um.

El anuncio de más ayuda militar de Estados Unidos coincide con la resistencia de las milicias populares de Donetsk y Lugansk frente a la ofensiva de las unidades de esa estructura represiva que participa con el Ejército regular en la operación militar a gran escala contra las regiones rebeldes.

Kiev admitió esta semana que gasta unos 70 millones de grivnas (cerca de seis millones de dólares) diarios en la operación militar para tomar por la fuerza el control de los importantes territorios industriales.

La Casa Blanca, sin embargo, castiga a Rusia con sanciones y una feroz guerra informativa por supuesta injerencia de Moscú y su apoyo a las milicias del este, sin presentar pruebas convincentes.

Con anterioridad, la administración del presidente Barack Obama anunció la intención de asignar otros ocho millones de dólares para equipar el servicio ucraniano de Fronteras, con el pretexto de un supuesto despliegue de tropas rusas en la zona limítrofe.

Al respecto, Rusia denunció la falsedad  y manipulación de las evidencias publicadas presuntamente por la inteligencia norteamericana y recordó que inspectores internacionales no reportaron violaciones desde el territorio ruso ni actividad militar.

también te puede interesar