Internacionales

Grupos de civiles armados vigilan frontera en Texas

Cámara de Representantes aprobó dos iniciativas que pueden  empeorar la situación migratoria

Grupo armado de civiles
Grupos armados de civiles patrullando la frontera pueden crear situaciones peligrosas para las autoridades y para los migrantes |

Redacción Central |

Más de 10  grupos de civiles armados se encuentran activos en la frontera de Texas,  desde El Paso hasta el Valle del Río Grande o Bravo, a pesar de las advertencias hechas por la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) y legisladores estatales respecto al peligro que suponen para quienes intentan cruzar hacia territorio estadounidense.

Según un reporte del periódico  Los Ángeles Times, los grupos armados han llegado por cuenta propia o por pedido de propietarios de ranchos que denuncian el paso de inmigrantes en sus tierras.

Ante esta situación, congresistas demócratas de Texas pidieron al Fiscal de ese estado y actual candidato a la gobernación, Greg Abbott, que denuncie la presencia de estos grupos armados que están llegando a la frontera “con la misión” de protegerla en un operativo al que han denominado “Aseguremos nuestra frontera”.

Según los congresistas, las imágenes de hombres armados patrullando la frontera fomenta la violencia contra los niños migrantes y sus familias, cuya llegada ha sido masiva en los últimos meses.

Mientras tanto,  y como para empeorar la situación migratoria, antes de irse de vacaciones  los republicanos en la Cámara de Representantes  de Estados Unidos aprobaron el viernes una iniciativa para hacer frente a la crisis en la frontera con México que prevé la repatriación de los niños recién llegados sin concederles una audiencia.

También aprobaron nuevas disposiciones que podrían propiciar la deportación de más de 700 mil  inmigrantes a los que el gobierno federal había concedido permisos temporales de trabajo.

El jueves, los republicanos bloquearon el proyecto de ley que le entregaba al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, 2 mil 700 millones de dólares para lidiar con miles de niños inmigrantes que llegan desde América Central a la frontera sureste del país.

El proyecto de ley no superó una barrera de procedimiento en el Senado estadounidense al sumar solamente 50 votos a favor contra 44 en contra, 10 menos que los 60 necesarios.

Los republicanos criticaron el coste de la medida y se quejaron de que no serviría para desalentar de una forma efectiva la creciente llegada al país norteamericano de inmigrantes irregulares menores de edad principalmente desde El Salvador, Honduras y Guatemala.

“Esto atiende el asunto que le importa más a la población estadounidense, y esa es detener la invasión ilegal de extranjeros a nuestro país”,  señaló agresiva  la representante republicana Michele Bachmann.

Pero Obama opinó lo contrario: “Ni siquiera están tratando de resolver el problema”,  y agregó el presidente: “Tendré que actuar solo, porque no tenemos suficientes recursos”.

Obama dijo que reasignará recursos hacia donde le sea posible, al tiempo que dejó en claro que sus opciones son limitadas sin el apoyo del Congreso.

Esta referencia está vinculada a las aprobaciones congresionales el  miércoles,  como expresión del tono fuertemente partidista que ha dominado a este Congreso desde que comenzó sus labores en enero del 2013,  cuando  la Cámara de Representantes aprobó una propuesta republicana para demandar al presidente por exceder su autoridad constitucional con el pretexto de las disposiciones del Obama Care.

Obama y otros demócratas desestimaron la iniciativa, calificándola de una artimaña para apelar a los electores conservadores.

también te puede interesar