Internacionales

Ban Ki-Moon preocupado por caso de fondos buitres en Argentina

Argentina depositó  mil 31 millones de dólares el pasado 26 de junio para no caer en el impago, pero un juez estadounidense bloqueó los fondos

Secretario general de la ONU, Ban Ki-moon
El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon | noticiassin.com

Redacción Central |

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, expresó preocupación por las consecuencias que puede tener para el pueblo argentino el  impacto de no llegar a un acuerdo con los llamados “fondos buitres”.

“El secretario general no puede hacer comentarios sobre los procedimiento legales, no obstante, indicó que este caso impone preguntas clave sobre la reestructuración de la deuda externa”, señaló  el portavoz Naciones Unidas, Sthepane Dujarric.

Ban ha considerado que estos temas deberían ser abordados por los Estados miembros y ha mostrado su confianza en que la comunidad internacional entable más diálogos sobre esta materia.

El miércoles el Gobierno argentino y sus acreedores no lograron alcanzar un acuerdo satisfactorio, lo que ubica al país en riesgo de entrar en nueva posición de impagos (default, en inglés), en la medida en que ha expirado el plazo para afrontar las obligaciones financieras.

Sin embargo, la presidenta argentina Cristina Fernández ha asegurado que su país está en condiciones de pagar sus compromisos y no tiene por qué llegar al default que buscan los fondos especuladores con el apoyo de las instituciones de justicia de los Estados Unidos.

El Gobierno argentino ha señalado las responsabilidades del juez de Nueva York Thomas Griesa que falló a favor de los fondos buitres en 2002 con medidas sin precedentes como bloquear el pago a los tenedores de bonos de deuda argentina que entraron en las reestructuraciones de 2005 y 2010.

Es por ese motivo que Argentina se ha visto imposibilitada de utilizar los fondos que ya consignó para los acreedores legítimos en sus cuentas en el banco New York Mellon.

“El dinero está ahí, evidentemente. Si fuera un default no estaría allí”, explicó el ministro de economía argentino  Axel Kicillof, quien añadió que Argentina hizo un giro de  mil 31 millones de dólares el pasado 26 de junio para no caer en el impago. Sin embargo, las cuentas siguen bloqueadas, lo que ha llevado al Ejecutivo sudamericano a manifestar que “los buitres y los especuladores siempre ganan. Son los pueblos los que siempre pierden”.

En 2001, Argentina se vio incapaz de pagar más de 95 mil  millones de dólares en deuda externa, por lo que procedió a renegociar con los acreedores. Así, en 2005 y 2010 convenció al 92 por ciento de los acreedores para que aceptaran un intercambio de aquellos bonos fallidos por otros a pagar en el futuro.

El 8 por ciento restante de acreedores, sin embargo, rechazaron la reestructuración de esta deuda, y comenzaron a litigar con el objetivo de obtener lo acordado inicialmente por contrato.

Entre los acreedores que rechazaron un impago ordenado están varios “hedge funds” (fondos buitre) que adquirieron esta deuda soberana ya en 2001 a precio de saldo y apuestan por ir a los tribunales con el fin de obtener una gran rentabilidad.

Tras más de una década de litigios, en 2012 un juez estadounidense dio la razón a los acreedores, a los que Argentina tendría que pagar más de mil 500 millones de dólares.

Argentina ahora  tiene que pagar 539 millones de dólares a los antiguos acreedores que aceptaron la reestructuración y Griesa ha congelado este pago, con el argumento de que antes deben  de cobrar los fondos buitre, que acaban de ganar su litigio.

también te puede interesar