Internacionales

Si la salud no es prioridad mundial, algo anda mal

El siglo XXI está marcado por los desafíos del cambio climático, y los retos en la sanidad serán aún más complejos por lo que cualquier agenda de desarrollo tiene que prestar atención a los problemas socioeconómicos y ambientales determinantes para la salud humana y del planeta.

Margaret Chan
Directora General de la OMS, Margaret Chan | EPA

Redacción Central |

“Si la salud no se incluye como prioridad algo está mal, porque es una condición previa al desarrollo, y es preocupante que en los últimos 50 años, esta sea la peor etapa en cuanto al crecimiento de las desigualdades en el acceso a los servicios de salud en el mundo”, alertó la doctora Margaret Chan, directora general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), durante su reciente visita a Cuba.

Chan se refería así al 2015, fecha establecida para el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio y al debate en torno a si continuará siendo importante el tema de la salud pública global en la agenda de desarrollo posterior a ese año.

Cardiopatías, cáncer, diabetes, afecciones respiratorias y mentales, sobrepasaron a las infecciones como principal causa de morbilidad y mortalidad a nivel mundial y todas tienen su nexo con que el progreso socioeconómico está creando las condiciones que favorecen las enfermedades no contagiosas, males que representan enormes desafíos para los Estados, comentó.

En la medida en que aumentan los ingresos, las naciones prósperas resultan más atractivas para la entrada de nuevos mercados de bebidas, tabaco y alimentos poco saludables y, bajo las presiones de industrias y mercados agresivos, las poblaciones cambian, de una dieta tradicional adecuada a una occidentalizada, rica en grasas, azúcares y sal, lamentó.

La comida chatarra se ha convertido en el principal producto alimenticio a nivel mundial y la demanda de carne aumentó, lo que obliga a muchas naciones a variar de forma radical sus prácticas agrícolas tradicionales, subrayó.

Si no contamos con un servicio integrado de todos los sectores como la agricultura, salud, recursos hidráulicos… no será posible alcanzar el sueño de lograr un desarrollo sostenible, aseveró.

Tenemos el caso de que por un lado el hambre y la desnutrición constituyen un serio problema mundial y en los últimos años la prevalencia de anemia ha cambiado muy poco y, por el otro lado, recalcó, se estima que las tasas de obesidad aumentaron en más del doble desde 1980. (Redacción Central-Voz del Sandinismo-Agencias de Noticias)

también te puede interesar