Internacionales

Víctimas de trata y explotación sexual 50 mil mujeres y menores en España

Piden una Ley Integral contra la Trata que proteja a las mujeres que piden asilo

Red española contra trata
Red española contra trata |

Redacción Central |

España es una de las principales zonas de “destino y tránsito” de las redes de trata de seres humanos, de acuerdo con la ONU y según la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) entre 40 mil y 50 mil mujeres y menores de edad son explotadas sexualmente en ese país en la actualidad.

La cifra de mujeres víctimas de trata y explotación en España refleja un aumento del número de féminas que piden asilo en el país procedentes de naciones como Nigeria y que alegan “motivos de género” en su petición, según explicó la secretaria general de la CEAR, Estrella Galán.

A juicio de la CEAR, “esta es la nueva forma de la esclavitud”, además, de “una de las violaciones de los Derechos Humanos más graves que existen” y por ello la organización lamentó la negativa del Gobierno español a considerar la trata de personas como causa de reconocimiento del estatuto de refugiado o de protección subsidiaria.

Este es el obstáculo principal, opinó Galán,  al que se enfrentan las víctimas de estos abusos en el país, aunque la organización reconoce que el Protocolo Marco de Protección de Víctimas de Trata de Seres Humanos aprobado por el Ejecutivo español es “un avance”, en esta dirección.

La CEAR ha hecho especial hincapié en las peticiones de asilo de mujeres en esta situación que se producen desde puestos fronterizos o centros de internamiento. 

Estas merecen especial preocupación, debido a que el procedimiento y plazos estipulados para sus solicitudes no permiten establecer una relación de confianza que les permita explicar los motivos reales por los que han abandonado su país,  explicó la secretaria general de la organización.

Por otra parte, la Comisión denunció que la obtención de protección por parte de las víctimas en la mayoría de los casos está condicionada a su colaboración con las autoridades policiales, ayuda que es difícil de conseguir ante el temor a sufrir represalias de las redes de explotación contra ellas o sus familias. Estas personas quedan en una situación de total desprotección, comentó Galán.

A partir de estas preocupaciones, la CEAR pidió una Ley Integral contra la Trata que desarrolle las actuaciones contra este fenómeno desde una perspectiva de defensa y respeto de los Derechos Humano.

Galán subrayó que el hecho de ser víctima de las redes de explotación “justifica por sí solo el temor de estas a ser perseguidas o sufrir graves daños” en caso de regresar a sus países, por lo que considera que el reconocimiento de estas situaciones deberían dar lugar al procedimiento de protección internacional, de acuerdo con los acuerdos vigentes.

también te puede interesar