Internacionales

ONU aprueba medidas para proteger a consumidores

Los niveles máximos aceptables de plomo en los preparados para lactantes y de arsénico en el arroz, fueron establecidos por Naciones Unidas

Redacción Central |

Nuevas normas internacionales de seguridad e inocuidad a fin de promover alimentos más seguros y nutritivos para los consumidores en todo el mundo, fueron adoptadas por la Comisión del Codex Alimentarius, organismo de Naciones Unidas (ONU) encargado de fijar este tipo de políticas.

Una de las recomendaciones aceptadas es la de no permitir más de 0.01 miligramos de plomo por kilogramo en los preparados para lactantes porque bebés y niños pequeños son muy vulnerables a los efectos tóxicos de este metal que puede causar daños profundos y permanentes en la salud de los menores, indica la Comisión.

El plomo también puede afectar el desarrollo del cerebro y el sistema nervioso y disminuir su capacidad de aprendizaje, dice la Comisión Operada por la FAO y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Con respecto al arroz, Codex estableció por primera vez un nivel máximo para el arsénico en el arroz de 0.2 miligramos por kilo debido a que la exposición prolongada al arsénico puede causar cáncer y lesiones de piel y a que este cereal en particular puede acumular más arsénico que otros cultivos

Además, agrega, se ha asociado con efectos negativos sobre el desarrollo, enfermedades del corazón, diabetes, y daños en el sistema nervioso y el cerebro.

Codex acordó también desarrollar un nuevo código de prácticas que ayudará a los países a cumplir con el nivel máximo establecido y proporcionará a los productores de técnicas agrícolas y de elaboración adecuadas para prevenir y reducir la contaminación.

Recomendó la Comisión que el uso de ciertos medicamentos veterinarios debe restringirse en los animales destinados a la producción de alimentos con el objetivo de evitar que cantidades residuales de esos fármacos permanentes en la carne, leche, huevo o miel.

Los ocho medicamentos indicados en la lista son cloranfenicol, verde malaquita, carbadox, furazolidona, nitrofural, clorpromazina, estilbenos y olaquinadox y antibióticos y promotores del crecimiento porque tienen efectos potencialmente adversos en la salud humana y contribuyen al desarrollo de resistencia a los medicamentos.

Fueron establecidos igualmente niveles topes de residuos de plaguicidas y aditivos en los alimentos, así como los niveles máximos de contaminantes, incluyendo las toxinas llamadas fumonisinas, producidas por un moho que crece en el maíz. (Redacción Central-Voz del Sandinismo-Agencias de Noticias)

también te puede interesar