Internacionales

El NO al fracking se extiende por Estados Unidos

El rechazo al empleo de fracturación hidráulica o fracking para la explotación de gas y petróleo crece por Estados Unidos en la medida que se conocen sus dañinas consecuencias ambientales

Fracking
Pozo de fracturación hidráulica en funcionamiento |

Redacción Central |

Un total de 424 comunidades y entidades del Estados Unidos aprobaron algún tipo de medida contra el fracking, de acuerdo con el grupo ambientalista Food and Water Watch defensor del acceso al agua y alimentos libres de contaminantes.

El proceso de fracturación hidráulica consiste en inyectar agua y productos químicos a alta presión en el subsuelo para de esta manera quebrar la roca de esquisto, facilitando así que el petróleo o gas atrapado fluya a la superficie y, de paso, envenene la tierra y el medio ambiente.

El fracking plantea un riesgo inaceptable para el agua potable, la salud y el futuro de las comunidades próximas a los sitios donde se emplea, considera Food and Water Watch que está monitoreando los movimientos comunitarios organizan en EE.UU. para impedir el uso de esta técnica.

Además, estudios recientes realizados en Texas y Ohio han demostrado la relación existente entre el fracking y el repentino registro temblores de tierra.

Los grupos opositores al fracking obtuvieron una importante victoria con una decisión de la Suprema Corte del Estado de Nueva York, en junio pasado, autorizando a ciudades y poblados a prohibir la técnica de fracking dentro de sus jurisdicciones

Esta técnica ya se empleaba de forma experimental desde finales de la década de 1940, pero no fue hasta inicios de los 90 que empezó a difundirse con la innovación de la perforación horizontal de pozos.

Los defensores del fracking sostienen que esta técnica facilita la extracción de grandes cantidades de hidrocarburos antes inaccesibles, lo cual repercute en beneficios económicos para las zonas donde se ubican estos yacimientos.

De acuerdo con datos de la Administración de Información de Energía (AEI), la producción de petróleo y gas natural de Estados Unidos alcanzará este año un máximo histórico y ello se debe, apunta, a la proliferación de las técnicas de perforación horizontal y al fracking. (Redacción Central-Voz del Sandinismo-Agencias de Noticias)

también te puede interesar