Internacionales

Brasil bombardea nubes para provocar lluvias

Grave crisis en represas hidroeléctricas y abastecedoras de agua a la población por drástica reducción de los embalses ante intensa sequía

Una vista de la captación de agua en Cantareira.
Una vista de la captación de agua en Cantareira. |

Redacción Central |

La escasez de precipitaciones ante la intensa sequía obligó a las autoridades del estado brasileño de Sao Paulo a intensificar sus esfuerzos para promover lluvias artificiales sobre varias represas hidroeléctricas, cuyo almacenamiento de agua está por debajo del 20 por ciento.

La gravedad de esta crisis se aprecia en la idéntica situación que presentan las represas de las regiones sur y centro-oeste del país, cuyas capacidades de embalse están por debajo del 35 por ciento.

Sao Paulo es una de las regiones más afectadas por la escasez de lluvias en Brasil, donde las centrales hidroeléctricas generan más del 70 por ciento de la energía eléctrica que consume el país.

La sequía prolongada obligó a las autoridades a activar centrales termoeléctricas, alimentadas principalmente con gas natural, para evitar que, con la caída de la energía generada en las hidroeléctricas, se repita el apagón eléctrico de los años 2001 y 2002.

La Compañía de Saneamiento Básico del Estado de Sao Paulo (Sabesp) informó la renovación de  un contrato con la empresa Modclima para que acelere la generación de lluvias sobre las cinco represas del sistema paulista mediante la diseminación de gotas de agua en la base de las nubes.

Con esta técnica, conocida como “bombardeo” o “cosecha”, Sao Paulo también se propone elevar los niveles de agua en una represa que abastece del preciado líquido a más de cuatro millones de personas.

La gestora de aguas de la región más industrializada de Brasil explicó que “hay una vigilancia constante y diaria, así como acompañamiento por radares, para identificar potenciales nubes con capacidad de provocar lluvias sobre las represas”.

Esta estrategia ya fue aplicada en febrero pasado en el sistema de represas conocido como Cantareira, que abastece a más de 14,3 millones de personas y cuyo nivel de agua, por debajo del 20 por ciento  de su capacidad, es el más bajo desde 1974.

Según la Sabesp, el bombardeo ha permitido una caída de aproximadamente once mil 500 millones de litros de agua en las represas, equivalentes al 1,2 por ciento de la capacidad total de reserva, lo que no supuso un impacto decisivo pero sí sirvió para que el volumen de agua en la Cantareira no siguiese cayendo drásticamente.

(Visited 3 times, 1 visits today)

también te puede interesar