Internacionales

Dos oficiales de Policía de la Florida son miembros del Ku Klux Klan

En esa región es cotidiano oír hablar de “ese negrito de la Casa Blanca”

Los agentes David Borst y George Hunnewell
Los agentes David Borst y George Hunnewell salieron del Departamento de Policía luego de revelase sus vínculos con el Ku Klux Klan |

Redacción Central |

Un informe del Buró Federal de Investigaciones (EE.UU.) generó un escándalo en el estado de la Florida, Estados Unidos, donde se exponen evidencias de la pertenencia de dos oficiales de policía a la organización racista Ku Klux Klan.

Según el diario ‘The Wall Street Journal’, la información fue revelada como parte de una investigación de mayor calado del FBI, cuyo objetivo, así como los detalles de su contenido, no han trascendido, ya que se trata de “inteligencia activa”, esgrimen.

De acuerdo con los hechos, uno de los implicados, David Borst, era el segundo al mando del cuerpo de policía y jefe de bomberos de la ciudad Fruitland Park, y renunció a ambos cargos, mientras que el otro, el oficial George Hunnewell, fue despedido.

La ciudad de Fruitland Park se encuentra localizada en Lake County, condado conocido como eje de la actividad violenta del Ku Klux Klan en los años 1940-1950, gracias al libro “Devil in the Grove” (“El diablo en el bosque”’), que ganó el premio Pulitzer el año pasado.

En 2009 otro oficial de policía de Fruitland Park, James Elkins, renunció después de que aparecieran fotos suyas en las que lucía el uniforme característico de dicha organización, informa el diario “Orlando Sentinel”.

Por su parte, Pedro Gonzáles Munné, director  del periódico hispano “La Nación Cubana” denuncia que en muchas de las pequeñas comunidades de EE.UU. se conservan todavía las viejas ideas racistas. Según él, hay personas racistas dentro de las instituciones del Gobierno porque “son personas con poca educación, personas que todavía no pueden conseguir trabajo en otros lugares y gracias al favoritismo o a pertenecer a diferentes grupos con estos criterios de supremacía blanca, de racismo, o de afición a las armas” pueden entrar en estas instituciones.

“No hace mucho que se presentó un documental sobre las amenazas al presidente Obama, y todos los días hay que oír hablar de “ese negrito en la Casa Blanca”, agrega Gonzáles Munné, subrayando que es “una total falta de respeto a las instituciones, precisamente a la figura del presidente y a su familia”. “Esto es un ejemplo de que Estados Unidos no es la nación que todo el mundo piensa o la nación que se presenta internacionalmente como defensora de derechos civiles y humanos”, subrayó.

también te puede interesar