Internacionales

El gobierno debe desmantelar estructuras narcoparamilitares

Comunicado de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia – Ejército del Pueblo, emitidos durante las conversaciones de paz con el gobierno de su país

Redacción Central |

La Habana, Cuba, sede de los diálogos de paz,  febrero 26 2014

BOLETIN DE PRENSA No.12

El gobierno debe desmantelar estructuras narcoparamilitares

En Colombia hay un estado secuestrado por los escuadrones de la muerte  del narco paramilitarismo.

Las Fuerzas militares, la policía y de los servicios de inteligencia tienen nexos estructurales con el narco paramilitarismo.

 

Por Oficina de Prensa de la Delegación de Paz de las FARC-EP.

La política antidrogas debe centrarse en el desmonte de las estructuras narcoparamilitares, criminales y mafiosas, entronizadas en el Estado, planteó la delegación de las  FARC-EP, este miércoles al arribar al Palacio de las Convenciones de La Habana. Este fue el tema central del que se derivaron seis propuestas mínimas, de lo que sería una nueva política antidrogas para la soberanía y el buen vivir de los pobres del campo.

La delegación insurgente, por intermedio de su vocero Jesús Santrish, expuso la necesidad de conformar una Comisión especializada, con participación de representantes del Gobierno, las FARC-EP, la academia, los partidos políticos y movimientos políticos y sociales, y de las Fuerzas Militares y de Policía, para diagnosticar y estudiar fórmulas que permitan desmontar la industria criminal del narcotráfico. Dicha comisión, antes de seis meses, entregaría un  “Informe sobre el influjo del narcoparamilitarismo en el Estado y la sociedad colombiana”.

Considera la insurgencia que debe darse una depuración del Estado en sus ramas ejecutiva, legislativa y judicial, y el desmonte real y efectivo del poder narcoparamilitar que permita la recuperación de la legitimidad del Estado de manera que este ejerza pleno control de las políticas públicas, así como sobre la política criminal y la administración de justicia.

Plantearon la necesidad de depurar los órganos de control del Estado, en especial de la Procuraduría General de la Nación, el Consejo Nacional Electoral, Notariado y Registro y la Registraduria Nacional, y añadieron que el Ministerio Público debe ejercer una acción efectiva sobre funcionarios públicos, de todos los niveles, comprometidos con el fenómeno narcoparamilitar, basado en buena medida en la captura del sistema político y de representación.

No faltó la exigencia de la depuración de las fuerzas militares, de la policía y de los servicios de inteligencia; en atención a los comprobados nexos estructurales que tienen con el narco paramilitarismo, que constituyen una barrera insuperable de dicho fenómeno, según la declaración leída por el dirigente guerrillero. Y además plantean entre sus propuestas, que se debe identificar y desmontar las estructuras criminales locales y las élites comprometidas, lo que demandará manifiesta voluntad política del Estado.

Señalaron que el narcotráfico ha extendido sus redes criminales y mafiosas, al conjunto de la institucionalidad, a la financiación de partidos políticos y de campañas electorales, lo que les permite incidir en el poder legislativo  y acceder a posiciones del gobierno controlando la contratación pública, los recursos del presupuesto y nuevos negocios surgidos del control territorial.

 

DELEGACIÓN DE PAZ DE LAS FARC-EP

también te puede interesar