Internacionales

Proclaman a América Latina y el Caribe como Zona de Paz

El mandatario de Cuba y presidente pro témpore de la Celac, Raúl Castro, proclamó a nuestra región como Zona de Paz basada en el respeto de los principios y normas del Derecho Internacional

Celac, Raúl Castro
Mandatario de Cuba y presidente pro témpore de la Celac, Raúl Castro | Flick/Celac

LA VOZ DEL SANDINISMO |

En el inicio de la segunda jornada de la II Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), en La Habana, las jefas y jefes de Estado y de Gobierno aprobaron la Proclama de América Latina y El Caribe como Zona de Paz.

En nombre de sus pueblos e interpretando fielmente sus anhelos y aspiraciones, los gobernantes ratificaron el compromiso de sus países con los Propósitos y Principios consagrados en la  Carta de las Naciones Unidas y el Derecho Internacional, y conscientes de que la prosperidad y estabilidad de la región contribuyen a la paz y seguridad internacionales.

La Declaración reafirma que la integración fortalece la visión de un orden internacional justo, afirmado en el derecho y en una cultura de paz que excluye el uso de la fuerza y los medios no-legítimos de defensa, entre ellos las armas de destrucción masiva y, en particular, las armas nucleares.

El documento destaca además la relevancia del Tratado de Tlatelolco para la Proscripción de las Armas Nucleares en nuestra región que estableció la primera zona libre de armas nucleares, en un área densamente poblada, siendo este una contribución a la paz y la seguridad regional e internacional.

Asimismo reitera la urgente necesidad del Desarme Nuclear General y Completo, así como el compromiso con la Agenda Estratégica del Organismo para la Proscripción de las Armas Nucleares en la América Latina y el Caribe (OPANAL), adoptada por los 33 Estados miembros del Organismo, en la Conferencia General de Buenos Aires en agosto de 2013.

Leída por Raúl Castro, presidente del país que ostenta la presidencia pro témpore del bloque, los gobernantes instaron a todos los Estados miembros de la Comunidad Internacional a respetar plenamente esta Declaración en sus relaciones con los Estados miembros de la Celac.

Las jefas y jefes de Estado y de Gobierno de la Celac declararon:

 1.      América Latina y el Caribe como Zona de Paz basada en el respeto de los principios y normas del Derecho Internacional, incluyendo los instrumentos internacionales de los que los Estados miembros son parte, y los Principios y Propósitos de la Carta de las Naciones Unidas;

 2.      Nuestro compromiso permanente con la solución pacífica de controversias a fin de desterrar para siempre el uso y la amenaza del uso de la fuerza de nuestra región;

3.      El compromiso de los Estados de la región con el estricto cumplimiento de su obligación de no intervenir, directa o indirectamente,  en los asuntos internos de cualquier otro Estado y observar los principios de soberanía nacional, la igualdad de derechos y la libre determinación de los pueblos;

4.      El compromiso de los pueblos de América Latina y el Caribe de fomentar las relaciones de amistad y de cooperación entre sí y con otras naciones, independientemente de las diferencias existentes entre sus sistemas políticos, económicos y sociales o sus niveles de desarrollo; de practicar la tolerancia y convivir en paz como buenos vecinos;

5.      El compromiso de los Estados de la América Latina y el Caribe de respetar plenamente el derecho inalienable de todo Estado a elegir su sistema político, económico, social y cultural, como condición esencial para asegurar la convivencia pacífica entre las naciones;

 6.      La promoción en la región de una cultura de paz basada, entre otros, en los principios de la Declaración sobre Cultura de Paz de las Naciones Unidas.

 7.      El compromiso de los Estados de la región de guiarse por la presente Declaración en su comportamiento internacional;

 8.      El compromiso de los Estados de la región de continuar promoviendo el desarme nuclear como objetivo prioritario y contribuir con el desarme general y completo, para propiciar el fortalecimiento de la confianza entre las naciones.

también te puede interesar