Internacionales

Nuestra riqueza debe convertirse en motor para eliminar desigualdades (+ Fotos)

El presidente cubano Raúl Castro inauguró la II Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños en La Habana, cuyo tema central es la lucha contra el hambre, la desigualdad y la pobreza

Raul-Celac
Presidente Raúl Castro Ruz, discurso inaugural de la II Cumbre de la CELAC |

Redacción Central |

Nuestra riqueza debe convertirse en el motor para la eliminación de las desigualdades, afirmó este martes el presidente cubano, Raúl Castro, durante la inauguración de la II Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), cuyo tema central es la lucha contra el hambre, la desigualdad y la pobreza.

El período transcurrido desde la pasada Cumbre ha sido complejo, pero fructífero, los países de nuestra región hemos tenido que hacer frente a numerosos desafíos, aseveró el mandatario.

La crisis ha continuado afectando la economía mundial, los peligros para la paz siguen presentes en varias partes del mundo y naciones hermanas han sido objeto de amenazas, medidas coercitivas unilaterales y demandas legales internacionales por las legítimas acciones que han adoptado en defensa de su soberanía, indicó Raúl, quien aseguró que sin embargo, hemos sido capaces de seguir avanzando en la construcción de la Celac y en darle continuidad a las decisiones acordadas en Caracas y Santiago de Chile.

Para el presidente, debe ser prioridad la creación de un espacio político común, en el que avancemos hacia el logro de la paz y el respeto entre nuestras naciones, en que seamos capaces de superar los obstáculos objetivos y aquellos que intencionadamente se nos impongan, en que podamos utilizar los recursos de manera soberana y para el bienestar común, y poner las capacidades científicas y técnicas en función del progreso de nuestros pueblos.

Estos demandan y requieren una mejor distribución de las riquezas y los ingresos, el acceso universal y gratuito a una educación de calidad, el pleno empleo, mejores salarios, la erradicación del analfabetismo, el establecimiento de una verdadera seguridad alimentaria, sistemas de salud para la totalidad de la población, derecho a una vivienda digna, al agua potable y al saneamiento, agregó.

Tarea importante que tenemos por delante los países de la Celac durante este año es trabajar de forma mancomunada en la preparación de la Agenda de Desarrollo Post-2015 y cuidar que no se cometan los errores que presidieron la concepción de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, precisó el mandatario.

Recordó que como muestra de su firme compromiso con el desarme nuclear y la paz, América Latina fue la primera en el mundo en establecer, mediante el Tratado de Tlatelolco, una Zona Libre de Armas Nucleares. Pero debemos llegar más lejos, afirmó.

En ese sentido, indicó que nos hemos propuesto proclamar a nuestra región como una Zona de Paz que destierre para siempre la guerra, la amenaza y el uso de la fuerza, en la que los diferendos entre nuestros países se resuelvan por nosotros mismos, por vías pacíficas y de negociación, conforme a los principios de Derecho Internacional.

El presidente cubano reiteró la obligación de continuar contribuyendo al desarrollo integral de Haití, así como la más plena solidaridad a Argentina en su reclamo de las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur.

Nuestra Comunidad estará incompleta mientras falte en ella el escaño de Puerto Rico, afirmó el mandatario, quien también transmitió solidaridad al pueblo y gobierno de Ecuador, amenazados por demandas de empresas transnacionales en tribunales sesgados por la codicia y una visión neocolonial.

En el inicio de su intervención, Raúl Castro lamentó profundamente la ausencia física de uno de los grandes líderes de nuestra América, el inolvidable presidente venezolano Hugo Chávez, un ferviente e incansable promotor y luchador por la independencia, la cooperación, la unidad y la integración latinoamericana y caribeña, y por la propia la creación de esta Comunidad.

Una selección de populares canciones de todos los países de América Latina y el Caribe, interpretada por la Orquesta de Música Popular de la Escuela Nacional de Música, dió inicio a la II Cumbre de la Celac, en La Habana.

Luego de la ceremonia inaugural, los gobernantes pasaron a una sesión privada donde debatirán cuestiones pendientes de la agenda abordada por los coordinadores nacionales y luego por los cancilleres.

también te puede interesar