Internacionales

En Perú indígenas tienen mortales niveles de mercurio, utilizado para extraer oro

El problema se debe al uso de ese producto en la minería ilegal que en dos años ha duplicado en Perú la devastación de las áreas boscosas de la Amazonía, donde está el hábitat de esos pueblos originarios

Minería ilegal
Bosques peruanos, asolados por la minería ilegal. | Internet

Redacción Central |

El problema se debe al uso de ese producto en la minería ilegal que en dos años ha duplicado en Perú la devastación de las áreas boscosas de la Amazonía, donde está el hábitat de esos pueblos originarios

Centenares de  indígenas residentes en la frontera con Brasil y Bolivia tienen en su organismo mortales niveles de mercurio utilizado para extraer oro, el  problema se debe al uso de ese producto en la minería ilegal que en dos años ha duplicado en Perú la devastación de las áreas boscosas de la Amazonía, donde está el hábitat de esos pueblos originarios.

La minería ilegal ha crecido fuertemente debido al alza del precio del metal precioso y en su extracción, ha deforestado unas 50.000 hectáreas en dos años, en zonas protegidas de la región Madre de Dios, la de mayor biodiversidad del país y uno de los pulmones más grandes del planeta.

Esto es “indignante”, asegura el asesor y experto del tema en el Ministerio del Ambiente, Ernesto Ráez e indica que Perú es el sexto productor mundial de oro y Madre de Dios es responsable de alrededor del 13 por ciento del suministro local.

Para combatir ese problema, el Ministerio del Ambiente, junto a las Fuerzas Armadas, han emprendido una dura batalla durante la cual destruyen con explosivos maquinaria utilizada por los mineros que remueven el lecho de los ríos de la Amazonía.

En lo que va del año, han emprendido 14 interdicciones, con las que han inutilizado enormes vehículos de carga, bombas de agua y dragas, una especie de pala gigante que extrae tierra mineralizada del río y la procesa con mercurio para obtener oro. Tras la operación, la tierra con mercurio vuelve al agua.

Miles de mineros informales han invadido Madre de Dios, atraídos por el precio del oro, metal que sirve como un activo de refugio en momentos de turbulencia financiera global. Su valor llegó a niveles récord en el 2011 y su precio aún es atractivo, pese a haber descendido desde entonces.

también te puede interesar