Internacionales

Líderes de G-20 prometen cooperación, coordinación y confianza

La Declaración Conjunta señala que continuarán esfuerzos por la cooperación, y que emprenderán acciones para volver al crecimiento económico y creación de empleos

G-20
La Cumbre del Grupo de los 20 finalizó este viernes en San Petersburgo, Rusia y aprobaron una Declaración Conjunta en que los presidentes y jefes de gobiernos asistentes prometieron continuar esfuerzos por la cooperación, coordinación y la confianza, se supo oficialmente en la sede del foro. | g20.org

Redacción Central |

La Declaración Conjunta señala que continuarán esfuerzos por la cooperación, y que emprenderán acciones para volver al crecimiento económico y creación de empleos

La Cumbre del Grupo de los 20 finalizó este viernes en San Petersburgo, Rusia y aprobaron una Declaración Conjunta en que los presidentes y jefes de gobiernos asistentes prometieron continuar esfuerzos por la cooperación, coordinación y la confianza, se supo oficialmente en la sede del foro.

El documento, también conocido como Declaración de San Petersburgo, plantea asimismo que el compromiso a emprender acciones para volver a la vía de crecimiento económico, que genera empleos y con ello la disminución de la pobreza.

La Declaración señala que los líderes de las mayores economías del mundo están comprometidos a trabajar cooperativamente para afrontar los desafíos económicos mundiales, con el objetivo de evitar que nuevas crisis vuelva a afectar a los países más pequeños.

Los participantes en la Cumbre G-20 prometieron no sólo esforzarse por un crecimiento fuerte, sostenible y equilibrado, sino también por un patrón de crecimiento más incluyente que movilice mejor los talentos de las poblaciones enteras.

Los líderes del G20 expresaron mediante la Declaración que están conscientes de que su trabajo está lejos de ser completo y sigue siendo fundamental que esa agrupación de Estados enfoque los esfuerzos conjuntos en lograr una salida duradera a la crisis económica más larga y prolongada de la historia moderna.

El documento aprobado en la Cumbre G-20 reconoce el débil crecimiento de la economía mundial, el desempleo persistentemente alto, fragmentación del mercado financiero, crecimiento más lento en algunas economías emergentes, a los niveles insuficientes de inversión privada en muchos países, a las elevadas deudas públicas, a los flujos de capital volátiles, al reequilibrio incompleto de la demanda mundial y a las incertidumbres continuas sobre las deliberaciones de política fiscal como los principales desafíos que afronta.

También se supo que los participantes en este foro de San Petersburgo formularon un plan de acción, el cual fue diseñado para elevar la actividad económica y la creación de empleos, apoyar la recuperación y abordar los riesgos de corto plazo, al mismo tiempo que cumplen su compromiso de fortalecer las bases para el crecimiento fuerte, sostenible y equilibrado a través de reformas ambiciosas pero bien enfocadas, especialmente en la esfera de regulación financiera.

también te puede interesar