Internacionales

Erupciones de lodo en volcanes de Azerbaiyán

Los turistas y locales toman baños terapéuticos en sus cráteres

Erupciones de lodo en volcanes de Azerbaiyán
Erupciones de lodo en volcanes de Azerbaiyán | new7wonders

Redacción Central |

Los turistas y locales toman baños terapéuticos en sus cráteres

Luego de un gran temblor de tierra, una llamarada de casi 300 metros de altura rodeada de un denso humo negro y un montón de barro fueron desprendidos por un volcán en Azerbaiyán mediante una explosión que provocó un fuego visible a 15 kilómetros de distancia, que continuó ardiendo tres días más tarde, pero con menor intensidad.

En ese inusual hecho sucedido en la primavera de 2001 y narrado al periódico local por un testigo allí presente, ocurrió una erupción de barro, propia de los “volcanes de lodo” o “sedimentarios”, son parientes cercanos de los magmáticos, pero en lugar de desprender lava y gran calor a la superficie, arrojan millones de metros cúbicos de hidrocarburos y toneladas de lodo frío, casi siempre cerca de cero grado.

Estos muestran la presencia de reservas de petróleo y gas escondidas en las profundidades terrestres. También los hay en el fondo del mar y sus erupciones pueden formar islas y bancos que alteran la topografía y la forma de la costa.

En la región del mar Caspio, en la zona costera de Azerbaiyán, se encuentra la mayor concentración del mundo con más de 300 volcanes, y a su vez, entre los mayores del planeta están también dos de ese país: en Boyuk Khanizadagh y Turaghai.

En una escala de tiempo geológico, los volcanes de barro se consideran casi efímeros por su evidente “suavidad”. El viento y la lluvia erosionan rápidamente el barro lanzado mediante las erupciones, las cuales ocurren alejadas de los centros poblados, de forma inesperada y con una corta duración.

Misterios y enigmas rodean los argumentos sobre su formación, muy discutida por los geólogos, que toman como punto de partida la sedimentación o la actividad sísmica, entre otros factores, con disparidad de opiniones al respecto.

Muchas de esas “formas menores del relieve”, como también se les describe, se encuentran muy cerca de Bakú, la capital de Azerbaiyán. Su lodo volcánico está compuesto en su mayoría de sílice y como no contiene sustancias tóxicas relevantes, es común ver a turistas y locales tomando baños terapéuticos en los cráteres de estos volcanes.

también te puede interesar