Internacionales

Rechaza Nueva Zelanda renovar residencia a un sudafricano obeso

La negativa se debe a que el sujeto aumentó mucho de peso y temen que el caso del inmigrante se convierta en un serio problema social

sudafricano obeso
Las autoridades de la Oficina de Inmigración en Nueva Zelanda rechazaron la renovación del visado de trabajo de un hombre obeso de nacionalidad sudafricana que reside allí hace años, la negativa se debe a que el sujeto aumentó mucho de peso y temen que el caso del inmigrante se convierta en un serio problema social. | publimetro.com.mx

Redacción Central |

La negativa se debe a que el sujeto aumentó mucho de peso y temen que el caso del inmigrante se convierta en un serio problema social

Las autoridades de la Oficina de Inmigración en Nueva Zelanda rechazaron la renovación del visado de trabajo de un hombre obeso de nacionalidad sudafricana que reside allí hace años, la negativa se debe a que el sujeto aumentó mucho de peso y temen que el caso del inmigrante se convierta en un serio problema social.

Funcionarios de la Oficina de Inmigración en Nueva Zelanda informaron a Albert Buitenhuis, cuyo peso actual es 130 kilos, que ya no “tiene un nivel aceptable de salud” y que su obesidad supone un riesgo para los servicios sociales, por lo que no le iban a renovar la autorización.

En declaraciones a medios de prensa, Albert, de 50 años y su esposa, Marthie, de 47, dijeron que en 2007, cuando llegaron por primera vez a la ciudad de Christchurch, el peso de él era de 160 kilogramos, sin embargo durante las pasadas renovaciones de visado, las autoridades no pusieron ningún inconveniente.

Agregó que todos los años han renovado los papeles y no hubo problemas. Nunca mencionaron el peso de Albert o su salud (…) Es irónico, ahora tiene menos peso que cuando llegamos por primera vez y tras su primer examen médico, fue aprobado por las autoridades de inmigración”, declaró Marthie al diario local The Press.

El pasado mes de mayo, las autoridades locales denegaron la renovación y forzaron a la pareja a abandonar sus puestos de trabajo en un restaurante de manera inmediata, por tal motivo ambos se refugiaron en la casa de la hermana de la mujer, en la ciudad de Auckland, mientras intentan permanecer en el país y evitar la deportación.

Un portavoz de la Oficina de Inmigración declaró al diario neozelandés que el peso de Albert supone un “riesgo significativo” de sufrir diabetes, hipertensión, enfermedades cardíacas o cáncer. Destacó la importancia de que los inmigrantes tengan buena salud para minimizar los costos y mantener los servicios de salud en Nueva Zelanda.

también te puede interesar