Internacionales

Producirán en México drones para uso pacífico

El desarrollo de vehículos aéreos no tripulados en México avanza y tienen múltiples usos para fines pacíficos, considerándose una industria prometedora

Drones
Desarrollo de aviones y helicópteros no tripulados, conocidos como drones, avanzan en México. | Internet

Redacción Central |

El desarrollo de vehículos aéreos no tripulados en México avanza y tienen múltiples usos para fines pacíficos, considerándose una industria prometedora

El desarrollo de aviones y helicópteros no tripulados, conocidos como drones, avanzan en México y prevén elevar el número de ingenieros y personal calificado para la producción de estos vehículos aéreos para su uso con fines pacíficos, aunque hoy otros países que los utilizan con objetivos militares, señala un artículo publicado en la capital de la nación azteca.

Hoy día más de 40 países desarrollan la producción de drones y México no es uno de los primeros, pero espera incrementar la presencia con diversos fines, entre ellos mantener un monitoreo de zonas constructivas, para inspeccionar áreas cultivadas, situación en volcanes y determinadas zonas con problemas atmosféricos, vigilancia de trasiego en zonas de acceso prohibido, vigilancia de pescadores en los mares con fines de salvamento, para fines comerciales y de instrucción.

Su uso aun está actualmente muy limitado, por ejemplo en Estados Unidos los utilizan con fines militares en zonas alejadas de sus fronteras, como es en Afganistán y Paquistán otros países de esa región. En el territorio norteamericano está prohibido su uso comercial, solo se permite en programas científicos o para esparcimiento, lo cual es cuestión de tiempo, porque esta es una industria prometedora y el gobierno norteamericano proyecta integrarlos en su espacio aéreo en 2015.

Un informe, publicado en marzo por AUVSI, la asociación internacional de estos sistemas, prevé que entre 2015 y 2017 su impacto económico supere los 13 mil millones de dólares y que llegue a 82 mil millones entre 2015 y 2025, incluyendo venta de nuevos productos, impuestos, ingresos para los fabricantes, las comunidades y las tiendas locales.

Pero con estos aviones y helicópteros autónomos se pueden trazar mapas, inspeccionar el fondo marino, medir la temperatura o los niveles de contaminación, monitorear fenómenos climáticos y vigilar zonas de alto riesgo o sitios arqueológicos.

El mexicano Jordi Muñoz, fundador de la empresa 3D Robotics, pionera en la fabricación en México de estos vehículos voladores no tripulados, declaró recientemente a medios de prensa que en 2007 inició sus labores con el objetivo de obtener un primer drone, para lo cual recibió una donación de 500 dólares. Precisó que cuando desarrollaba el piloto automático se incorporó a un foro sobre el tema, lo cual fue muy provechoso para sus gestiones futuras. Muñoz, finaliza sus estudios para graduarse de ingeniero en computación en la Universidad de California en Berkeley.

Creó en 2009 la empresa 3D Robotics, mediante la asociación con un inversionista interesado en esta línea de producción, en la cual no vende aparatos para uso militar, sino para fines científicos y de estudio en universidades. Apuntó que los diseños se hacen en San Diego, sudoeste de Estados Unidos, y el ensamblaje en Tijuana, norte de México. Los pedidos crecen y hoy día están entre 100 y 150 diarios de clientes en Estados Unidos, Brasil, Gran Bretaña, Australia, Alemania, Israel y Japón.

Reiteró que esta industria es muy prometedora y es por eso que la empresa 3D Robotics emplea unas 60 personas y prevé cerrar este año con 100. En los últimos tres años ha vendido unos 10 millones de dólares.

Apuntó que este año tienen previsto profesionalizar los vehículos volares no tripulados, con el objetivo de simplificarlos, hacer del drone un objeto más fácil de usar. Para lo cual se requieren más ingenieros para escribir códigos, para manufactura.

El joven Muñoz fue seleccionado en 2012 por la revista Technology Review, del Instituto Tecnológico de Massachusetts, entre los 10 mejores innovadores menores de 35 años de edad de México.

Al hablar sobre este aparato que se moderniza y toma cada vez mayor importancia, señaló que un drone consta de un procesador rápido, una batería, un receptor del sistema de posicionamiento global, una brújula y sensores, como un acelerómetro y un giróscopo. Puntualizó que un avión puede volar por tres horas y un helicóptero media hora. Conectado a un módem, puede tener un alcance de hasta 60 kilómetros, transmitiendo datos en tiempo real.

Refiriéndose al desarrollo en México, indicó que en esta nación no hay normas sobre el uso de drones, aunque se emplean para combatir el narcotráfico, hay empresas que los utilizan para supervisar construcciones y las universidades para pruebas científicas.

(Visited 5 times, 1 visits today)

también te puede interesar