Internacionales

Las mujeres garífunas tienen un papel destacado en la sociedad

Enseñan a los menores la historia de su pueblo a través de narraciones orales

Mujeres garífunas
Las mujeres garífunas tienen un papel destacado en la sociedad. | IPS Noticias

Redacción Central |

Enseñan a los menores la historia de su pueblo a través de narraciones orales

Por Aurora Rondón

Las mujeres garífunas tienen un papel destacado en la sociedad, en el empeño por conservar el hábitat familiar cada vez más amenazado por los avances de la civilización moderna, enseñan a los menores la historia de su pueblo a través de narraciones orales, para que aprendan a conservar su idioma, sus creencias, su música y tradiciones, como dignos herederos de esa comunidad.

Crónicas antiguas y textos literarios relatan que la historia garífuna se inició alrededor de 1635, cuando dos barcos españoles que llevaban esclavos del Golfo de Guinea a las Indias Occidentales, naufragaron en el Caribe. Los supervivientes huyeron a las islas Granadinas -San Vicente- donde los residentes de la zona, los acogieron.

Allí recibieron protección de los indios caribes. De esta mezcla, de caribes rojos suramericanos, europeos y mestizos centroamericanos, nació un nuevo grupo étnico, los garinagu, conocidos hoy como garífunas, quienes se unieron a los franceses para luchar contra los británicos, que pretendían dominar la región.

Como los británicos ganaron la batalla, deportaron a los garífuna a la Isla de Roatán, en Honduras. De allí, los garífunas se extendieron por el litoral centroamericano, en un éxodo no exento de peligros, luchas y exterminio.

En la actualidad, esta etnia integrada por unas 250.000 personas, vive en las zonas costeras de Nicaragua, Honduras, Guatemala y Belice. Existen pequeñas comunidades de ese grupo, en Los Ángeles, Nueva Orleans y Nueva York, debido a la migración de marinos garífunas que laboran en embarcaciones comerciales de Estados Unidos.

Los pueblos de esta comunidad hablan inglés, español y garífuna. La lengua garífuna, junto con su danza de estilo único- llamada punta- fue proclamada por la UNESCO Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad en el 2001 e inscrita en el 2008, en la lista de Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

Según la Organización de Mujeres Tierra Viva(OMTV) de Guatemala, las garífunas han contribuido al progreso de esa etnia, aunque están afectadas por el racismo y la falta de derechos. No obstante, más del 95% de esas féminas desempeñan labores económicas, educativas y sociales.

En cuanto a la economía, la actividad laboral se realiza según el sexo. Las damas se encargan de la recolección de la yuca- el cultivo principal de ese pueblo- y contribuyen al ingreso familiar dedicando su tiempo a preparar y vender el casabe, una especie de tortilla (que adoptaron de los indígenas de San Vicente), pescado, aceite de coco y dulces. Mientras el hombre se ocupa de la preparación del terreno (socola, tumba y quema), además de la pesca y de la artesanía.

Con respecto a la preparación educativa, organismos internacionales recomiendan elevar la matrícula y asistencia escolar, sobre todo de las niñas, e impulsar la alfabetización de adultos. Según la OMTV, el poco acceso a la educación bilingüe impide a las garífunas tener un empleo formal y lograr su autonomí­a económica, eso las hace más vulnerables para sobrevivir con dignidad e insertarse en la vida social.

De acuerdo al historiador Roy Guevara Arzú, la mujer ejerce mucha autoridad en el régimen familiar y aporta una prole numerosa, donde el promedio de hijos por familia es de 7. Indica que también se observa en esa colectividad, un elevado número de mujeres solteras que viven con su familia.

Estadísticas de entidades sociales centroamericanas revelan que el 53.3 por ciento de las mujeres son madres solteras, el 28.5 por ciento son casadas, mientras el 18.2 por ciento están registradas como madres abandonadas, que asumen el papel de jefes de hogar.

Las damas también son responsables de la salud de la familia, como viven en contacto con la naturaleza, conocen mediante la información oral, las propiedades de las plantas. Practican la medicina a base de hierbas, raíces, hojas y cortezas de árboles, así como de grasa animal. Generalmente son las curanderas y parteras de la comunidad.

Una de las costumbres de las mujeres durante sus labores domésticas, es educar a los menores a través de narraciones orales, son cantos populares tradicionales que responden a la cultura de este pueblo, a sus necesidades, a sus sueños. En las celebraciones comunales cantan y bailan, solas o en grupos, con gracia inigualable. Esta amplia participación femenina, convierte a la comunidad garífuna, en una sociedad matriarcal.

La concepción religiosa de esta etnia es una mezcla de historia y tradición, lo que se evidencia en la fuerza de sus ritos, que aparecen en todas las etapas de la vida del garífuna: el nacimiento, la enfermedad y la muerte. Las creencias religiosas garífunas y los rituales, tienen su origen en las tradiciones africanas.

El orden social existente en naciones donde reside esa comunidad es una barrera que excluye a las féminas de las decisiones, programas y leyes que se adoptan, para lo cual los garífuna han creado entidades donde discuten sus problemas, en busca de solución.

Pero mientras llega ese momento, la mujer garífuna enfrenta la desigualdad de género dentro y fuera del hogar, y en las fiestas, su protagonismo cultural la hace olvidar esas injustas diferencias, por eso baila con erotismo, los ritmos africanos y modernos con un lento contoneo que al rato, sacude todo su cuerpo.

también te puede interesar

Bandera del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN)

CIRCULAR / JEFATURA NACIONAL DE CAMPAÑA

Como [email protected], como Gran Familia, como Familia Sandinista, Vamos Adelante, EN AMORANICARAGUA, y Siempre Más Allá!