Internacionales

Confirman que en tiroteo en Estados Unidos murieron 27 personas, entre ellas 18 niños

Un joven, identificado como Ryan Lanza, de 20 años de edad, con varias armas y un chaleco antibalas causó una escena infernal en la escuela primaria Sandy Hook, en Connecticut

Ambulancias y policías se encargaron de hacer inspecciones para atender a las víctimas del tiroteo
Al menos 27 muertos, entre los que se encuentran más de 14 niños, es el saldo que dejó un tiroteo en la escuela primaria Sandy Hook Elementary School en Newtown, Connecticut, (noreste de los Estados Unidos). Hasta el momento no se conoce la identidad del agresor. | telesurtv.net

Redacción Central |

Un joven, identificado como Ryan Lanza, de 20 años de edad, con varias armas y un chaleco antibalas causó una escena infernal en la escuela primaria Sandy Hook, en Connecticut
» Identifican a Ryan Lanza, de 20 años de edad, como autor de tiroteo en Estados Unidos
»
Al menos 27 muertos, entre ellos niños, en tiroteo en escuela de Estados Unidos

La policía de Connecticut, en Estados Unidos confirmó que el tiroteo en una escuela primaria en Newtown dejó un saldo de 27 muertos, entre ellos 18 niños, y uno adicional en una “escena secundaria”.

Durante una conferencia de prensa, el teniente de la policía de Connecticut, Paul Vance, dijo que en total murieron 18 niños en el colegio así como seis adultos y el autor del tiroteo. Otros dos pequeños fallecieron al llegar al hospital y otro adulto en un sitio no identificado.

Vance indicó que, al tratarse de una “activa investigación en curso”, no puede dar más detalles sobre los muertos ni cómo ni por qué ocurrió la masacre en la escuela primaria Sandy Hook.

“No es una escena simple”, observó Vance, al detallar las medidas tomadas por las autoridades policiales para evacuar a los alumnos y resguardar el colegio y la escena del crimen, localizada “en una sección del colegio, dos aulas”.

En la misma rueda de prensa, el gobernador de Connecticut, Dannel Malloy, afirmó que la masacre, en la que murieron “niños bellos”, “dejará una marca en esta comunidad y en cada familia afectada”.

Un pistolero con varias armas y un chaleco antibalas causó una escena infernal en la escuela. Solo hubo un herido, por lo que se cree que el autor, que realizó al menos un centenar de disparos, actuó con sangre fría buscando matar al mayor número posible de personas.

Las autoridades encontraron muerta en una vivienda de Newtown a otra persona, cuya identidad no se ha confirmado. Inicialmente se avanzó que podría ser el propio padre del autor, pero después se indicó que podría ser su madre, maestra de preescolar en esa escuela.

Algunos medios estadounidenses identificaron erróneamente al presunto autor, confundiéndole con un hermano. Según parece, el autor habría matado a su madre antes de acudir a la escuela en la que ella trabajaba para continuar la matanza.

La directora y la psicóloga del centro figuran entre las víctimas mortales, mientras que la subdirectora es la persona herida.

El tiroteo fue breve, pues duró apenas unos pocos minutos, y ocurrió en un pasillo y dos clases de la escuela, generando escenas de pánico en un centro con entre 600 y 700 alumnos, dijo la agencia española EFE.

“Oímos muchos golpes y gritos”, explicó una niña poco antes de que sus padres se la llevaran a casa. “Un maestro me agarró y me metió en su clase”, relató de forma confusa otro pequeño, quien explicó que se oían muchos golpes.

Brendan Murray, también de nueve años, relató que estaba con sus compañeros en el gimnasio de la escuela cuando escucharon “un montón de golpes” y los profesores les ordenaron que se escondieran en un armario, donde permanecieron ocultos durante 15 minutos.

La policía envió rápidamente un importante dispositivo a la escuela, pero el tiroteo había sido muy breve y ya no pudieron hacer nada, excepto comprobar que no había más atacantes mientras trataban de sacar de forma segura a los demás niños.

“La policía nos dijo que nos abrazáramos, nos cogiéramos de la mano y cerráramos los ojos. Solo los abrimos al salir del colegio”, explicó Vanessa Bajraliu, una niña de nueve años, al diario local “Hartford Courant”.

Otros alumnos de la escuela de Newtown, una localidad de 27 000 habitantes a unos 105 kilómetros al norte de Nueva York, fueron escoltados fuera de la escuela por sus profesores entre gritos y sollozos.

también te puede interesar