Internacionales

Afirman catedráticos colombianos que fallo de CIJ debe cumplirse

Profesores especialistas en jurisprudencia y relaciones internacionales consideraron que Colombia debe cumplir de inmediato fallo sobre mar Caribe

Redacción Central |


Profesores especialistas en jurisprudencia y relaciones internacionales consideraron que Colombia debe cumplir de inmediato fallo sobre mar Caribe

Profesores especialistas en jurisprudencia, política y relaciones internacionales de la Universidad del Rosario consideraron que el fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ), con sede en La Haya, tiene que ser cumplido por todas las partes, porque incluso en el caso de Colombia no está reñida con la Constitución del país, señala el boletín digital El 19.

Una información publicada en esa fuente señala que los catedráticos expusieron sus puntos de vistas sobre la situación en que está el país suramericano después de hacerse pública la sentencia el pasado 19 de noviembre, en La Haya, capital de Holanda.

El profesor Walter Arévalo, de la facultad de Jurisprudencia de ese claustro, recordó que existen normas internacionales en las que Colombia se encuentra como firmante, que ha ratificado, que ha reconocido y que implica la obligatoriedad del fallo.

Mencionó como ejemplo la Convención de Viena del derecho de los tratados que vincula a Colombia y es otra fuente de jurisdicción de la CIJ.

Asimismo apuntó que la supremacía del derecho internacional frente al derecho constitucional se hace más fuerte justamente en el tema de delimitaciones y de fronteras.

Recordó que la Convención de Viena, en su artículo 62, establece que no se podrá cambiar la aplicación de un tratado de fronteras en virtud de circunstancias nuevas, cuando el tratado sea precisamente de fronteras, por la connotación que implica el pacto de delimitación.

Arévalo señaló que como fuentes que demuestran esta supremacía del derecho internacional sobre el derecho interno es importante citar a la misma CIJ que, en su sentencia del 3 de febrero de 1994, en la controversia territorial entre Libia y Chad, explica cómo ninguna disposición del derecho interno, previa o posterior al tratado o a los efectos de la delimitación de la CIJ, puede ser utilizada para argumentar que la delimitación no es válida o no debe cumplirse.

Otra norma que también vincula a Colombia y que hace ese fallo obligatorio está el mismo estatuto de la CIJ, el cual establece que las sentencias son vinculantes para las partes; y el capítulo séptimo de la carta de la ONU, donde se hace expresa la función del Consejo de Seguridad para hacer cumplir un fallo en algún escenario en el que un Estado decida no cumplir.

El letrado significó que la misma Constitución política de Colombia, y eso se reconoce desde la Asamblea Constituyente, tiene un espíritu de respeto, afiliación e integración con el derecho internacional, que se evidencia en una buena cantidad de sus disposiciones, como los artículos 4, 9, 14 y 101.

Andrea Mateus, también experta en derecho internacional y profesora de la Facultad de Jurisprudencia, manifestó su preocupación por la decisión del Gobierno de Colombia de denunciar el Pacto de Bogotá, una medida que solo entrará en vigor dentro de un año.

Mateus advirtió que las implicaciones jurídicas de esta decisión se pueden evidenciar en tres aspectos: frente al fallo de la CIJ sobre San Andrés, frente a futuros casos y frente a casos en curso.

Puntualizó que con el retiro de Colombia del Pacto de Bogotá no se establece que la CIJ no vuelva a conocer de casos en los que esté involucrado el país. Precisó que el hecho de la denuncia del Pacto de Bogotá no significa que ya Colombia no llegará jamás ante la CIJ, porque existen otras formas en la que se establece la posibilidad de conocer un caso en el que Colombia esté involucrada.

también te puede interesar