Internacionales

Abuelas de Plaza de Mayo recuperan nieto 106

Pablo Javier Gaona Miranda fue secuestrado junto con sus padres el 14 de mayo de 1978 cuando tenía apenas un mes de vida

Abuelas de Plaza de Mayo
Las Abuelas de Plaza de Mayo anunciaron este martes la restitución de la identidad del nieto recuperado número 106, Pablo Javier Gaona Miranda, quien fue secuestrado junto con sus padres el 14 de mayo de 1978 cuando tenía apenas un mes de vida. | Internet

Redacción Central |

Pablo Javier Gaona Miranda fue secuestrado junto con sus padres el 14 de mayo de 1978 cuando tenía apenas un mes de vida

Las Abuelas de Plaza de Mayo anunciaron este martes la restitución de la identidad del nieto recuperado número 106, Pablo Javier Gaona Miranda, quien fue secuestrado junto con sus padres el 14 de mayo de 1978 cuando tenía apenas un mes de vida.

La organización detalló que se trata del hijo de Ricardo Gaona Paiva, natural de Paraguay, y de María Rosa Miranda, oriunda de la provincia argentina de Córdoba.

El niño fue entregado a un matrimonio que lo anotó como hijo propio. El entregador fue un coronel retirado, primo del apropiador, quien además fue designado como padrino, agregó.

Pablo Javier, quien siempre supo que no era hijo biológico, se acercó a Abuelas de Plaza de Mayo el 29 de junio último con dudas sobre su origen y fue recibido en el área de Presentación Espontánea de la Asociación.

Frente a los indicios de que podría tratarse de uno de los nietos por identificar fue derivado a la Comisión Nacional por el Derecho a la Identidad (Conadi) para que se le realizara el correspondiente examen de ADN.

Los resultados del análisis efectuado en el Banco Nacional de Datos Genéticos (BNDG) “acreditaron su verdadera filiación y hoy, después de 34 años, finalmente fue liberado de la mentira”, indicó la propia entidad.

Fundada en 1977 con el propósito de encontrar a las familias legítimas de los niños secuestrados durante la última dictadura militar, las Abuelas de Plaza de Mayo merecieron en septiembre último el Premio Félix Houphouët-Boigny de Fomento de la Paz, que otorga la Unesco.

La distinción, destacó entonces la organización internacional, reconoce los más de 30 años de combate a favor de los derechos humanos y la justicia de las emblemáticas Abuelas.

(Redacción Central La Voz del Sandinismo-Prensa Latina)

también te puede interesar