Internacionales

Mayoría de costarricenses favorables a destitución de corruptos

El 95 por ciento de los entrevistados por la firma Unimer considera que la presidenta Laura Chinchilla debió sancionar o pedir la renuncia a los funcionarios

Bandera de Costa Rica
Mayoría de costarricenses favorables a destitución de corruptos. | Internet

Redacción Central |

El 95 por ciento de los entrevistados por la firma Unimer considera que la presidenta Laura Chinchilla debió sancionar o pedir la renuncia a los funcionarios

Una encuesta de la firma Unimer reveló este viernes que la mayoría de los costarricenses considera que la presidenta Laura Chinchilla debió sancionar o pedir su renuncia a dos funcionarios involucrados en tráfico de influencias.

Se trata del segundo vicepresidente, Luis Liberman; y el ministro de Educación, Leonardo Garnier, quienes facilitaron cartas de recomendación a la exasesora gubernamental de comunicación Flor Isabel Rodríguez.

Gracias a esas cartas Rodríguez y su esposo, el exministro de Hacienda Fernando Herrero, lograron que su firma Procesos Investigación y Asesoría lograra un contrato con la estatal Refinadora Costarricense de Petróleo.

A la pregunta de Unimer: “¿La presidenta debería sancionarlos, pedirles la renuncia o no hacer nada?”, el 95 por ciento de los entrevistados se inclinó por las dos primeras opciones.

Por sancionarlos estuvo el 50 por ciento y por pedirles la renuncia el 45 por ciento de los entrevistados, detalló el sondeo que consideró fundamentado el cuestionamiento formulado por la oficina de Ética de la Procuraduría.

El sitio digital nacion.com consideró, sin embargo, en otro texto que Chinchilla no trató a la exviceministra de Juventud Karina Bolaños, con los “guantes de seda” utilizados con otros 11 cuestionados jerarcas de su gobierno.

La mandataria destituyó recientemente a Bolaños al conocer que un juzgado le impuso medidas cautelares por presunto acoso a un hombre y porque circulara en las redes sociales un vídeo íntimo suyo.

En 11 de 14 casos, los funcionarios involucrados en escándalos han seguido en sus puestos y luego presentaron la renuncia tras haber tenido tiempo para defenderse o esperar los resultados de una investigación, dijo nacion.com.

Recordó que esa fue la tercera salida que Chinchilla ordenó en lo que va de sus 27 meses de mandato, periodo en el que ha sufrido una veintena de bajas en su equipo de gobierno.

(Redacción Central La Voz del Sandinismo-Prensa Latina)

también te puede interesar