Internacionales

Mortalidad infantil no baja sin recursos

India: una de las economías emergentes más poderosas revela la cara más oscura de su rostro

Redacción Central |

India: una de las economías emergentes más poderosas revela la cara más oscura de su rostro

AtharParvaiz

IPS 

Un año después de que el gobierno ofreciera dinero a las mujeres embarazadas para que parieran en hospitales públicos en India, queda en evidencia la falta de personal suficiente y de equipos adecuados para afrontar el desafío. 

Entre febrero y mayo murieron 397 recién nacidos en el hospital G.B. Pant, de Srinagar, capital del norteño estado de Jammu y Cachemira, lo cual realza las deficiencias características de los centros estatales. 

“Mi bebé empalideció después de que una enfermera le diera una inyección y murió poco después”, dijo con dolor HaleemaAkhtar a IPS. 

“Vi a una decena de bebés morir delante de mis ojos en cuestión de horas. Las condiciones en el hospital solo pueden ser descritas como inhumanas. No podemos costear un hospital privado”, añadió con lágrimas en los ojos. 

La investigación oficial realizada por el eminente médico ShowkatZargar, y secretario del gobierno estadual, responsabilizó de la situación a la falta de equipos y personal inadecuados. 

“Hay una apatía total y mala gestión de la administración del hospital”, señala Zargar en el informe. 

“No había más que un estudiante de posgrado y una enfermera cuidando bebés en situación crítica. Conté 27 en la unidad de cuidado neonatal, sin médico residente”, añade. 

El informe señala que, según los registros hospitalarios, murieron 981 bebés en 2010 y 985, en 2011. La mortalidad promedia 20 por ciento, el doble de lo aceptado para un hospital estatal en India. 

Otro comité integrado por legisladores de Jammu y Cachemira corroboró los resultados de Zargar. 

MustafaKamal, miembro de la entidad, dijo a IPS: “las muertes ocurrieron por la falta de equipamiento, la escasez de recursos humanos y el patético sistema hospitalario”. 

Una serie de muertes de bebés ocurrida en el hospital G.B Pant es muy similar a otro episodio acaecido en el hospital de distrito de Malda, en el estado de Bengala occidental, en noviembre de 2011. No menos de 26 bebés murieron entonces en un lapso de dos semanas por una infección. 

El ministro de Salud, GhulamNabiAzad, reconoció el 20 de marzo en el parlamento que la mortalidad infantil era de 47 cada 1.000 nacidos vivos, peor que en los vecinos Nepal, Sri Lanka y Bangladesh. 

“En India esa cifra representa 1,25 millones de bebés muertos por año”, indicó Azad. Solo Pakistán tiene una mortalidad infantil peor en Asia meridional, apuntó. 

Un informe divulgado el 13 de este mes por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) en el marco de la iniciativa “Cuenta regresiva para 2015” ubica a la mortalidad infantil en India en 48 fallecidos cada 1.000 nacidos vivos. 

La iniciativa rastrea el progreso por país en materia de reducción de la mortalidad materna e infantil, e involucra a varios socios. 

Según Unicef, Pakistán tiene una mortalidad infantil de 70 cada 1.000 nacidos vivos, le sigue India, con 47, Nepal, con 41, Bangladesh, con 38, y Sri Lanka, con 26. 

La mayoría de los fallecimientos se pueden prevenir mediante la asistencia médica antes, durante e inmediatamente después del parto. 

En el caso de Jammu y Cachemira, solo hay 24 pediatras para atender a un millón de niños y niñas menores de seis años, según datos oficiales consultados por IPS. 

La Asociación de Médicos de Cachemira señaló que muchos hospitales no solo carecen de especialistas, sino también de equipos elementales como respiradores. 

“Ningún médico puede trabajar sin infraestructura de salud básica”, dijo a IPS el presidente de la Asociación, Nissar-ul-Hassan. 

A fin de bajar la mortalidad materna, el gobierno lanzó en junio de 2011 el Janani–ShishuSurakshaKaryakram (JSSK), un programa para proteger a las madres y los recién nacidos ofreciendo varios servicios gratuitos a las mujeres embarazadas y hospitales estatales del país. 

Los servicios incluyen partos normales y cesáreas, atención médica y una dieta adecuada hasta 30 días después del parto, además de transporte gratuito de su casa al hospital, y de regreso. 

Una encuesta realizada en 2010 por el Registro General de India mostró que las iniciativas para que las mujeres embarazadas aprovecharan los servicios profesionales funcionaban con tres cuartos de los partos que ya ocurrían en contextos institucionales. 

Pero hay diferencias en cómo se implementan los programas para bajar la mortalidad infantil en este país de 1.200 millones de personas, repartidas en 27 estados con contextos muy variados. 

Los estados de Kerala, Tamil Nadu y Andhra Pradesh registraron menos de uno por ciento de nacimientos atendidos por parteras no calificadas, mientras que en Jharkhand, en el centro de India, esa cifra se eleva a 46,5 por ciento. 

Activistas aplauden programas como el JSSK, pero dicen que el gobierno debe gastar mucho más si pretende reducir la mortalidad infantil en dos tercios para 2015, respecto de las cifras de 1990, como prevé uno de los Objetivos de Desarrollo de las Naciones Unidas para el Milenio. 

Mira Shiva, coordinador de la no gubernamental Iniciativa de Salud, Equidad y Sociedad, señaló que el desembolso público en salud fue de seis por ciento del producto interno bruto en 1991, pero fue mermando hasta llegar al uno por ciento del PIB en 2011.

“No basta con llevar a las mujeres embarazadas a los hospitales y darles subsidios”, indicó Shiva, quien participa en varios comités de salud. 

El gobierno anunció en febrero que para cuando se termine el 12 plan quinquenal este año, el gasto en salud llegará a 2,5 por ciento del PIB, es decir 1,67 billones de dólares para 2011. 

también te puede interesar