Internacionales

Nuevo episodio de El Niño podría formarse entre julio y septiembre

La estimación se basa en una acumulación de calor en la zona más profunda del océano Pacífico tropical producida desde principios de mayo

Organización Meteorológica Mundial
La Organización Meteorológica Mundial (OMM) informó de que "existen posibilidades” de que se forme un nuevo episodio de El Niño entre julio y septiembre, cuya intensidad no podrá conocerse al menos hasta el mes de agosto. | Internet

Redacción Central |

La estimación se basa en una acumulación de calor en la zona más profunda del océano Pacífico tropical producida desde principios de mayo

La Organización Meteorológica Mundial (OMM) informó de que “existen posibilidades” de que se forme un nuevo episodio de El Niño entre julio y septiembre, cuya intensidad no podrá conocerse al menos hasta el mes de agosto.

La OMM recordó que desde que en abril concluyó el episodio de La Niña que comenzó a mediados de 2011 “han prevalecido unas condiciones neutras”, sin manifestaciones ni de El Niño, ni de La Niña, y que “es probable que se mantenga la tendencia”.

“Es probable que esas condiciones persistan hasta por lo menos la primera mitad del verano del hemisferio norte”, indicó la OMM en un comunicado, en el que agregó que a partir de julio “pueden darse unas condiciones neutras o un episodio de El Niño”.

“Se considera poco probable que vuelva a formarse un episodio de La Niña”, señaló esta organización, que realiza sus cálculos a partir de la información que facilitan los centros de predicción climática y expertos de todo el mundo sobre la evaluación del clima.

La OMM basa su estimación en “una acumulación de calor en la zona más profunda del océano Pacífico tropical producida desde principios de mayo”, a partir de la cual “la mayoría de los modelos climáticos estudiados predicen que se va a formar un episodio de El Niño entre julio y septiembre, que se prolongará hasta finales de 2012”.

El Niño se caracteriza por temperaturas inusualmente cálidas en el centro y el este del Pacífico ecuatorial, mientras que La Niña provoca temperaturas oceánicas inusualmente frías. Ambos fenómenos pueden llegar a durar unos cuantos meses y son los responsables de cambios significativos de la circulación atmosférica y de la precipitación en diversas regiones.

El impacto de El Niño es mundial y se ha asociado a fenómenos como la sequía en Australia, Indonesia y zonas del noreste de América del Sur, y las intensas lluvias en el Perú y Ecuador. La particularidad de El Niño reside también en que ningún episodio es igual a otros anteriores y en que varía en función de época del año en que se manifiesta.

La OMM advierte de que aunque los modelos predicen un El Niño de intensidad débil todavía se está en una etapa temprana, por lo que “las predicciones sobre intensidad no son muy precisas”.

(Redacción Central La Voz del Sandinismo-Agencias de prensa)

también te puede interesar