Internacionales

“Sáquenme para el carajo de aquí”

Desilusionado con el gobierno de su país, el agente norteamericano Alan Gross, capturado en La Habana, y condenado a 15 años de prisión, perdió los estribos y pidió a una periodista norteamericana de la cadena ABC: ¡Get Me the Hell Out of Here”!(“Sáquenme para el carajo de aquí”).

Alan Gross
El espía estadounidense Alan Gross. | Contrainjerencia.com

Redacción Central |

Desilusionado con el gobierno de su país, el agente norteamericano Alan Gross, capturado en La Habana, y condenado a 15 años de prisión, perdió los estribos y pidió a una periodista norteamericana de la cadena ABC: ¡Get Me the Hell Out of Here”!(“Sáquenme para el carajo de aquí”).

Se trata de Alan Gross, el agente que en reiteradas ocasiones llegó a Cuba trasladando sofisticados equipos de comunicaciones; de forma ilegal, por supuesto, y que ha sido abandonado por el gobierno del presidente Barack Obama.

Señaló que “ya no se trata de las relaciones cubano-estadounidenses, se trata de mi familia y de mi”, respondiendo a quien le entrevistara.

Solamente el diario Miami Herald se ha referido al asunto, y la agencia ANSA, desde Miami, habló sobre el tema.

La gran prensa norteamericana, amordazada y domesticada, guarda silencio.

Reproducimos el artículo publicado por la página www.contrainjerencia.com

Agente gringo preso en Cuba pierde paciencia: “Get Me the Hell Out of Here” (Sáquenme para el carajo de aquí)

Get Me the Hell Out of Here” (Sáquenme para el carajo de aquí), ha sido la petición del contratista estadounidense Alan Gross a una reportera de NBC News que le contactó por teléfono.

El agente norteamericano, quien cumple una condena de 15 años en la Isla, acusado de introducir ilegalmente en la Isla equipos de comunicación satelitales por cuenta de la USAID, habló este viernes con la periodista Andrea Mitchell, del programa NBC News with Brian Williams, y le pidió ayuda.

“Ya no se trata de las relaciones cubano-estadounidenses”, dijo Gross a Mitchell. “Se trata de mi familia y de mí”, añadió. Gross tiene permitida una llamada telefónica semanal, que usualmente utiliza para comunicarse con su esposa, Judy, pero esta vez prefirió contactar con la prensa para denunciar su situación, dijo Mitchell.

El gobierno norteamericano se niega a negociar con La Habana la liberación de Gross.

El caso de Los Cinco presentado en el Congreso

Por otro lado, unos 40 congresistas estadounidenses han recibido a los activistas de la campaña por la liberación de cinco cubanos encarcelados en EE.UU. por haber infiltrado grupos terroristas cubanoamericanos, informa el sitio oficial en internet Cubadebate.

Según Katrien Demuynck, coordinadora de la campaña en Europa, 25 simpatizantes del Gobierno de los Castro, procedentes de Estados Unidos, Canadá, Italia, Alemania y Bélgica, tuvieron encuentros con 19 senadores y 20 representantes entre el martes y el miércoles pasados en Washington.

El inusual hecho de haber sido recibidos en las oficinas de un número importante de miembros del Congreso estadounidense, nos indica que el esfuerzo de la solidaridad internacional comienza a tener su impacto”, consideró Demuynck.Demuynck dijo que los activistas entregaron a los políticos estadounidenses carpetas con “importantes documentos” sobre el caso de los agentes.

En varias ocasiones fuimos recibidos por los secretarios o asistentes de los políticos, siempre fueron muy amables, en algunos casos cautelosos, y a veces, incluso entusiastas, indicó Demuynck.

Añadió que también se entregó a los legisladores o sus ayudantes una carta firmada por dos senadores y cinco miembros de la Cámara del parlamento federal de Bélgica dirigida a sus homólogos norteamericanos”.

“Los congresistas se mostraron impresionados. Nos preguntaron ¿Cómo es que un caso que apenas se conoce en los Estados Unidos goza de tanto apoyo en todo el mundo?”, aseguró.

Según, Demuynck, varios legisladores dijeron que la política de Washington hacia La Habana hasta “ahora no ha tenido resultado”, y otros se mostraron dispuestos a discutir el caso de los espías y enviar una carta al presidente Barack Obama pidiendo que los libere, aunque advirtieron que en un año electoral no podrán hacer mucho.

Demuynck dijo que, además, algunos congresistas aconsejaron a los participantes en la campaña centrarse “en lo humanitario y en el hecho de que el caso (…) es un obstáculo para cualquier progreso en las relaciones Estados Unidos-Cuba”.

“Una cosa es cierta: nuestro cabildeo fue un éxito inesperado”, dijo la simpatizante del régimen.

Como parte de la campaña en Washington, que incluyó carteles en las calles, presentaciones en centros universitarios y anuncios pagados en diarios locales, este viernes se realizó un encuentro en el que participaron el actor estadounidense Danny Glover, un activo propagandista del caso de los espías, y Wayne Smith, quien fue jefe de la Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana, entre otros.

Según Cubadebate, Smith dijo que “los cinco son una fuente de inspiración” para quienes defienden la justicia.

Glover afirmó que “luchar por los Cinco es luchar por la humanidad”.

Para este sábado, la última jornada de la campaña, estaba previsto que autobuses procedentes de varios puntos de Estados Unidos llegaran a la Casa Blanca, con carteles, banderas, pancartas para pedir la libertad de los agentes de La Habana.

(Redacción Central La Voz del Sandinismo-Contrainjerencia)

también te puede interesar