Internacionales

Cardiólogos dominicanos lamentan ausencia de sistema de emergencias

Esta situación eleva la probabilidad de muerte ante un accidente cerebrovascular

Redacción Central |

Esta situación eleva la probabilidad de muerte ante un accidente cerebrovascular

Cardiólogos dominicanos lamentaron la ausencia de un sistema nacional de emergencias prehospitalarias, lo que eleva la probabilidad de muerte para personas que sufren un accidente cerebrovascular o un infarto.

Los doctores Héctor Maceo Quesada, director del hospital Darío Contreras, Fulgencio Severino, jefe de Cardiología del hospital Salvador B. Gautier, plantean que si bien un sistema de emergencias costaría al Estado 38,4 millones de dólares, evitaría muchas pérdidas humanas por estos accidentes vasculares o del tránsito.

Esta cifra estaría destinada a la compra de 200 ambulancias debidamente equipadas para dar esa asistencia al paciente antes de llegar al centro hospitalario.

Julio Amado Castaños Guzmán, presidente del Patronato del Hospital General de la Plaza de la Salud, e Isidro Rodríguez de la Cruz, presidente de la Sociedad Dominicana de Emergenciología, apoyan la demanda para eliminar lo que consideraron el talón de Aquiles del sistema nacional de salud.

Para salvar vidas, los primeros cuatro minutos son clave y en la actualidad los pacientes acceden al centro de salud en jeeps, motocicletas, carros públicos y hasta en camas de camionetas.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que un país tenga una ambulancia por cada 50 mil habitantes, por lo que se recomienda para los 10 millones de Dominicana, son unas 200 ambulancias, asegura el cardiólogo Severino.

Esos equipos deben ser controlados desde una central que maneje los códigos para atender las emergencias. Habría además que adaptar el hospital para esos casos que eviten la muerte innecesaria, coinciden Quesada, Severino y Castaños.

Fuentes sanitarias aseguran que en Dominicana se están registrando unos mil 540 infartos cerebrales al mes, en hombres jóvenes entre los 20 y 28 años, que no tienen en su contra los factores de riesgo.

Los infartos cerebrales ocurren mayormente en personas entre los 43 y 78 años, en especial entre los 63 y 75 años, en igual proporción en hombres y mujeres.

(Redacción Central La Voz del Sandinismo-Prensa Latina)

también te puede interesar