Internacionales

Libres los 36 rehenes de empresa sueca secuestrados en Perú

Los trabajadores de Skanska fueron recibidos por pobladores luego de caminar siete horas y no mostraron señales de golpes o torturas

Ministro de Defensa de Perú, Alberto Otárola, junto con un grupo de militares cerca de la zona del secuestro.
La liberación de los 36 trabajadores de la empresa sueca Skanska que permanecían de rehenes del grupo armado Sendero Luminoso en Perú, fue dada a conocer este sábado por Susano Guillén, gobernador de la localidad Chubamquiri (poblado del Cusco, en el sureste). | Reuters

Redacción Central |

Los trabajadores de Skanska fueron recibidos por pobladores luego de caminar siete horas y no mostraron señales de golpes o torturas

La liberación de los 36 trabajadores de la empresa sueca Skanska que permanecían de rehenes del grupo armado Sendero Luminoso en Perú, fue dada a conocer este sábado por Susano Guillén, gobernador de la localidad Chubamquiri (poblado del Cusco, en el sureste).

“Hemos recibido a los 36 trabajadores que tuvieron que caminar siete horas desde el monte para llegar a nuestro poblado”, dijo Guillén, en declaraciones a la radio local RPP, luego de añadir que se encuentran en buen estado de salud.

Informó que fueron liberados a las 04H00 locales (09H00 GMT) y que luego de caminar hacia Kepashiato (región del Cusco) fueron recibidos por pobladores.

Guillén indicó que todos los rehenes se encuentran sanos y salvos y no presentaban ningún signo de golpe o señales de tortura, sin embargo, mostraron signos de cansancio, agotamiento y deshidratación.

El viernes, el ministro de Justicia de Perú, Juan Jiménez Mayor, precisó que el Gobierno realizó un trabajo de inteligencia “silencioso y articulado” entre la Policía Nacional y las Fuerzas Armadas, para lograr el rescate de los trabajadores de dos empresas contratistas secuestrados desde el pasado lunes por un grupo armado.

Jiménez sostuvo que este trabajo de las fuerzas de seguridad significó un paso adelante, en comparación con lo que ocurría en el pasado, cuando ambas instituciones ejecutaban sus labores por “líneas separadas”.

La alcaldesa de La Convención, ciudad cercana a Kepashiato (donde ocurrió la retención), Fedia Castro, reveló que los secuestradores enviaron un mensaje en el que pedían un rescate de 10 millones de dólares, además del pago de un impuesto de un millón de dólares mensuales.

Los armados también exigían 10 cajas de dinamita, mecha y fulminante, y dejaron abierta la posibilidad de negociar con las autoridades.

El secuestro se produjo la madrugada del lunes cuando presuntos delincuentes ingresaron a las instalaciones de las empresas contratistas del proyecto Gas de Camisea. Este es el segundo hecho similar que se da en casi 10 años.

Un grupo de insurgentes retuvo en 2003 a unos 70 trabajadores de la empresa argentina Techint, quienes fueron liberados un día después producto de una rápida negociación entre la firma y los rebeldes.

(Redacción Central La Voz del Sandinismo-Telesur)

también te puede interesar