Internacionales

Familias puertorriqueñas sufren la crisis económica

Los ahorros se centran principalmente en el consumo de alimentos, entre otros factores

Redacción Central |


Los ahorros se centran principalmente en el consumo de alimentos, entre otros factores

La crisis económica prevaleciente en Puerto Rico ha provocado que hoy las familias tengan que hacer ajustes drásticos en sus estilos de vida para mantenerse a flote cada mes.

Los ahorros se centran principalmente en el consumo de alimentos, gaseosas, televisión por cable, internet y vestimentas, sin excluir la disminución del uso de automóviles, según el diario El Nuevo Día.

El periódico pone de ejemplo que, contrario a otros tiempos, los puertorriqueños ahora llevan comida a sus centros laborales para evitar gastos extraordinarios, además de limitar la compra de jugos o gaseosas con la misión de mantener a flote las finanzas familiares.

El 60 por ciento de las familias trabajadoras en Puerto Rico tiene ingresos que apenas alcanzan los mil 500 o 2 mil dólares mensuales, cantidad que se “traga” el pago de vivienda, electricidad y agua potable, sin mencionar aquellos matrimonios que deben pagar por el cuidado de sus hijos o por escuelas privadas.

Según el Índice de Precios al Consumidor, que publica mensualmente el Departamento del Trabajo de Puerto Rico, el costo de vida aumentó un 20 por ciento entre 2001 y 2011, lo que disparó el precio de los alimentos a un 32 por ciento.

Mientras, el salario de los trabajadores se mantiene igual, lo que obliga a imponer restricciones en los hogares, como relocalizar a los niños en las escuelas públicas, altamente deficientes debido al desinterés del gobierno, según denuncias de los dirigentes magisteriales.

Rafael Gouirán, director de la consultora de mercado Nielsen Puerto Rico y República Dominicana, explicó al diario que los consumidores están demostrando ser más racionales para bajar sus gastos.

Según la Radiografía del Consumidor 2011, publicada por la Cámara de Mercadeo, Industria y Distribución de Alimentos entre un 70 a 90 por ciento de las personas preparan sus desayunos y almuerzos en sus casas.

A partir de este estudio de MIDA, se comprende el alto número de cafeterías o restaurantes que han cerrado sus puertas en los últimos dos años al no poder enfrentar la crisis económica por los altos costos operacionales y la ausencia de clientes.

(Redacción Central La Voz del Sandinismo-Prensa Latina)

también te puede interesar