Internacionales

Benedicto XVI exhortó a feligreses a reflexionar en los momentos de dolor y de esperanza

En su misa de este domingo en México, el Sumo Pontífice se refirió al dolor y la esperanza por los que atraviesa el pueblo mexicano, del cual dijo, es de corazón puro, sincero y humilde

Redacción Central |


En su misa de este domingo en México, el Sumo Pontífice se refirió al dolor y la esperanza por los que atraviesa el pueblo mexicano, del cual dijo, es de corazón puro, sincero y humilde

El papa Benedicto XVI llamó este domingo a los mexicanos y latinoamericanos a mirar dentro del corazón en momentos de dolor, un reclamo especial en un país marcado por la violencia que causó 50 mil muertos en seis años.

En su misa, el Sumo Pontífice se refirió al dolor y la esperanza por los que atraviesa el pueblo mexicano, del cual dijo, es de corazón puro, sincero y humilde.

Benedicto XVI pidió porque la Virgen María continúe acompañando y amparando a sus queridos hijos mexicanos y latinoamericanos para que les ayude a promover audazmente la paz, la concordia, la justicia y la solidaridad. A los pies del Cerro del Cubilete, centro geográfico de México, insistió en que el reinado de Cristo Rey no se basa en la violencia, sino en el amor.

El Santo Padre alentó a los fieles despojarse de cualquier tentación de fe superficial y rutinaria, a veces fragmentaria e incoherente, y que superen el cansancio. Pocos segundos después del inicio de su mensaje, Benedicto XVI recordó a su antecesor Juan Pablo II, quien, subrayó, deseó ardientemente visitar el Cerro de Cubilete y no pudo hacerlo. Seguramente se alegra hoy desde el cielo que el Señor me haya concedido la gracia de poder estar ahora con ustedes, acotó.

El Papa encabezó la celebración eucarística en el Parque Bicentenario en Silao, Guanajuato, distante unos 370 kilómetros del Distrito Federal.

Según confirmó el Estado Mayor Presidencial asistieron a la misa unas 350 mil personas.

Desde el altar mayor del Parque el obispo de Roma introdujo la celebración en la cual participan unos 250 cardenales, más de 100 obispos de México y los presidentes de las 22 Conferencias Episcopales de América Latina y del Caribe. Junto a ellos se cuentan prelados de todo el Continente Americano además de tres mil sacerdotes. La misa es animada por una orquesta de 60 músicos y un coro compuesto por 200 personas, según un despacho de Notimex.

También el presidente de México, Felipe Calderón, y los candidatos a la Presidencia, Andrés Manuel López Obrador, Enrique Peña Nieto, Josefina Vázquez Mota y Gabriel Quadri, asistieron a la ceremonia religiosa, en la que unas 60 pantallas gigantes permitieron a los presentes seguir todos los detalles del rito.

Previo al comienzo de la ceremonia religiosa, su Santidad sobrevoló el Cerro del Cubilete, recibió las llaves de la ciudad guanajuatense de Silao, recorrió en su vehículo el Parque Bicentenario, incluso se colocó un típico sombrero de charro, en medio de las ovaciones de los católicos.

El estado de Guanajuato cuenta con 46 municipios. Es un territorio donde se concentra el núcleo del catolicismo en México, una nación de 112 millones de habitantes, de los cuales 93 millones profesan esa fe.

(Redacción Central La Voz del Sandinismo-Prensa Latina)

también te puede interesar