Tensión entre Rusia y Estados Unidos por escudo antimisiles yanqui

Moscú podría abandonar el Tratado de Reducción de Armas Estratégicas y desplegar defensas móviles en sus fronteras, dijo presidente ruso

Rusia activa escudos antimisiles yanqui
Tensión entre Rusia y Estados Unidos por escudo antimisiles yanqui. Internet

Moscú podría abandonar el Tratado de Reducción de Armas Estratégicas y desplegar defensas móviles en sus fronteras, dijo presidente ruso

Rusia podría salirse del Tratado de Reducción de Armas Estratégicas Ofensivas firmado con Estados Unidos en 2010 y dejar de dar pasos en la materia del desarme nuclear, en caso de desarrollarse negativamente la situación con el despliegue del escudo antimisiles estadounidense en Europa.

Así lo ha declarado el presidente de Rusia, Dmitri Medvédev, subrayando que Moscú actuará según se desarrolle la situación en cada momento.

Más concretamente, el jefe del Estado ha comunicado que Rusia responderá a partir de ahora con las siguientes medidas:

- La puesta en funcionamiento del sistema de alerta de ataques de misil ubicado en la ciudad rusa de Kaliningrado (puerto ruso en el Mar Báltico enclavado entre Lituania y Polonia que pasa por ser el punto más occidental de Rusia);

- El fortalecimiento de la defensa de objetos estratégicos de armamento nuclear;

- El equipamiento de los misiles balísticos estratégicos con complejos capaces de superar el escudo antimisiles;

- El desarrollo por parte de las fuerzas armadas rusas de medidas que permitan eliminar sistemas de información y de control del escudo.

Medvédev subrayó que todas estas medidas son “adecuadas, eficaces y económicamente rentables”. Pero acentuó que si no bastaran, el siguiente pasó sería la instalación de misiles móviles Iskander tanto en el Oeste como en el Sur del país, para poder responder al potencial del escudo estadounidense en caso de que EE. UU. siga desplegándolo en Europa.

Al mismo tiempo, Medvédev ha recalcado que Rusia está dispuesta a continuar las negociaciones con EE. UU. sobre su sistema antimisiles en Europa. En concreto dijo que Moscú está dispuesta a colaborar con la OTAN si el plan es modificado según “el principio sectorial”, es decir, cuando cada parte responde por un sector determinado.

“Estoy convencido de que este acercamiento todavía ofrece hoy día la oportunidad única a Rusia y a la OTAN de llegar a una verdadera cooperación estratégica. La confrontación en nuestras relaciones podría ser sustituida por los principios de igualdad de derechos, seguridad común, confianza mutua y predictibilidad”, sostiene el presidente ruso.

Moscú está promoviendo la idea desde la histórica cumbre de Lisboa en 2010, donde se avino a colaborar con la OTAN en este sentido. “Europa no necesita nuevas líneas de separación. Lo que necesita es un nuevo perímetro común de seguridad con la participación equitativa de Rusia”, reiteró Dmitri Medvédev. “Desgraciadamente, ni EE. UU. ni otros aliados de la OTAN se han mostrado dispuestos a avanzar en esta dirección”, subrayó.

Rusia siempre se opuso a los planes de EE. UU. de desplegar su escudo antimisiles en Europa. Según Estados Unidos se trata de una medida necesaria para proteger su territorio y los países aliados de una posible agresión por parte de Irán y Corea del Norte. Moscú, por su parte, argumenta que ninguno de los así llamado ‘país problemáticos’ posee misiles con alcance de entre 5.000 y 8.000 kilómetros que podría suponer una amenaza real para Europa.

La situación pareció cambiar en noviembre de 2010, cuando en la histórica cumbre de Lisboa Rusia y la OTAN acordaron colaborar en la defensa antimisil para Europa. Sin embargo, las negociaciones se vieron entorpecidas por la renuencia de EE. UU. a presentar garantías jurídicas de que el sistema que se despliega en Europa no va dirigido contra las fuerzas estratégicas rusas.

Un año después, en el reciente foro de la APEC en Honolulú (Hawái), el presidente ruso, Dmitri Medvédev, y su homólogo norteamericano, Barack Obama, admitieron que los dos países están lejos de alcanzar un consenso sobre la cuestión. “Hemos acordado seguir buscando una posible solución a este tema (defensa antimisiles, DAM), dando por hecho que nuestras posiciones al respecto son todavía muy distantes”, anunció Medvédev al término de su reunión con Obama.

Sin embargo, acentuó que en los últimos años se produjo un importante avance en asuntos “que quedaban pendientes durante décadas”, citando el ejemplo el Tratado de reducción de armas estratégicas ofensivas firmado en Praga en 2010.

Varios países como Polonia, Rumania, Turquía y España colaborarán en la puesta a punto del escudo antimisiles norteamericano. El 22 de noviembre EE. UU. anunció también el cese temporal de una parte de sus obligaciones respecto a Rusia en el marco del Tratado de Fuerzas Armadas Convencionales en Europa (FACE).

Por su parte, Moscú ha advertido en varias ocasiones que se verá obligada a tomar las medidas correspondientes si no se aceptan sus numerosas propuestas de acuerdo sobre el despliegue del escudo. Medvédev comentó el 21 de noviembre que la respuesta de Rusia “será sensata, suficiente y no cerrará camino para continuar la discusión con nuestros socios de la Alianza del Atlántico Norte”.

(La Voz del Sandinismo-Agencias)