Internacionales

Alaban capacidad de reacción de las autoridades de Nicaragua ante desastres

La subsecretaria general adjunta para Asuntos Humanitarios de la ONU, Catherine Bragg reconoció a las autoridades de nuestro país y de El Salvador por su respuesta ante la emergencia

Redacción Central |


La subsecretaria general adjunta para Asuntos Humanitarios de la ONU, Catherine Bragg reconoció a las autoridades de nuestro país y de El Salvador por su respuesta ante la emergencia

La capacidad de reacción de las autoridades de Nicaragua y El Salvador para hacer frente al desastre causado por las lluvias del mes pasado, lo que evitó un elevado número de fallecidos fue destacada en Managua por la subsecretaria general adjunta para Asuntos Humanitarios de la ONU, Catherine Bragg.

La funcionaria dijo que cuando la crisis llegó las autoridades de Nicaragua y El Salvador se movilizaron inmediatamente y su prioridad fue la de salvar vidas. Hicieron lo correcto y por esa razón ha habido un bajo número de fallecidos en ambos países, aseguró ante la prensa Bragg, quien regresó el pasado fin de semana de un viaje a la región.

La experta de la ONU, una de las responsables de la Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas (OCHA), destacó que los países centroamericanos no son naciones con amplios recursos, por lo que dijo se debe aplaudir la pronta reacción de ambos países ante las lluvias y sus terribles consecuencias.

Bragg también aplaudió el trabajo realizado por el personal de emergencias y las organizaciones de defensa civil junto a los departamentos gubernamentales y organizaciones comunitarias para proveer ayuda inmediata a las zonas afectadas en ambas naciones.

Podemos ver que el alto nivel de preparación salvó muchas vidas”, indicó la funcionaria de Naciones Unidas, quien destacó que en Nicaragua han muerto al menos 16 personas por las lluvias, mientras que la cifra de fallecidos en El Salvador ascendería a 26 personas, cifras más bajas que las causadas por otros desastres naturales que azotaron a la región en años precedentes.

Señaló además que ahora la prioridad es que la comunidad internacional ayude tanto a El Salvador como a Nicaragua a superar los efectos de las devastadoras lluvias.

Bragg indicó que ambos países se encuentran, un mes después de las lluvias, todavía en el principio de una grave crisis, en la que muchas personas han perdido sus hogares y sus medios de subsistencia, por lo que necesitan ayuda.

Bragg destacó que la ONU calcula que Nicaragua necesita unos 14 millones de dólares, de los que se han entregado el 22 por ciento hasta el momento, mientras que El Salvador necesita 15 millones de dólares, de los que se cuentan con el 23 por ciento.

Una de las mayores preocupaciones de la ONU es que miles de hectáreas de cosechas han quedado destrozados por las lluvias, por lo que está en peligro la alimentación de muchas personas durante los próximos seis meses, indicó Bragg.

también te puede interesar