Internacionales

Petrocaribe garantiza 45 por ciento de seguridad energética en América Latina y el Caribe

Sus vínculos con esos pueblos son considerados como únicos de su tipo en el mundo

Redacción Central |


Sus vínculos con esos pueblos son considerados como únicos de su tipo en el mundo

Petrocaribe representa hoy el 45 por ciento de la seguridad energética en América Latina y El Caribe, con mecanismos inéditos de financiamiento, sustentados en principios de soberanía, comercio justo y vocación de servicio a los pueblos.

La VII reunión del Consejo Ministerial de ese mecanismo de integración, celebrada del 24 al 25 de octubre en Nicaragua, dio cuenta de la trascendencia de esos vínculos, que clasifican como únicos de tu tipo en el mundo, recordó Prensa Latina.

Creado en junio de 2005 por el mandatario venezolano, Hugo Chávez, el acuerdo proporciona crudo y derivados a precios preferenciales, con facilidades de pago e intercambio comercial justo, a 14 países de la región.

Los Estados signatarios del convenio cancelan parte de sus compromisos financieros mediante la exportación de distintos productos, lo que también contribuye al desarrollo de sus economías internas.

Conforman el bloque Antigua y Barbuda, Belice, Cuba, Dominica, Granada, Guatemala, Guayana, Haití, Jamaica, Nicaragua, República Dominicana, San Cristóbal y Nieves, San Vicente y las Granadinas, Surinam y Venezuela.

Durante 2011 el suministro promedio de hidrocarburos alcanza los 98 mil barriles diarios, mientras que en 2005, cuando surgió esta iniciativa, apenas llegó a 42 mil barriles al día, dijo el presidente de Petrocaribe, el ministro venezolano Rafael Ramírez.

La cantidad de productos proporcionados en estos seis años asciende a 176 millones de barriles, entre petróleo y otros recursos, para una factura total de 14 mil 179 millones de dólares, explicó el funcionario.

Del monto total, cinco mil 826 millones fueron respaldados por los mecanismos de financiamiento y compensación establecidos por este acuerdo energético, precisó el también titular de la empresa Petróleos de Venezuela (Pvdsa).

Ello representa una ayuda extraordinaria y directa para que los países del área solventen problemas y puedan estar a salvo de la crisis económica que se ha ceñido, lamentablemente, sobre muchas naciones del planeta, estimaron los participantes en el foro.

Mediante las inversiones de Petrocaribe, la región elevó su capacidad propia de almacenamiento en 262 mil barriles y para 2014, informó Ramírez, esperamos llegar a un millón 417 mil barriles, en plantas ubicadas en distintos países.

Ese concepto responde a otra indicación estratégica de los jefes de Estado signatarios de Petrocaribe: librarnos de la especulación y los mecanismos establecidos por las grandes transnacionales para implementar los precios en el mercado, recordaron los ministros participantes en la cita.

El intercambio comercial se halla en el orden de los 14 mil 955 millones de dólares, de los cuales cinco mil 826 millones entran dentro de los mecanismos de financiamiento, explicó el dirigente de Pvdsa.

Dicho esquema actúa como escudo protector ante la situación de volatilidad e inestabilidad, que muchas veces aqueja al mercado energético mundial, para nada resulta semejante a los vínculos establecidos mediante fórmulas como los tratados de libre comercio y de asociación, propuestos por las potencias del Norte, distinguieron los ministros asistentes a la cita de Managua.

Bajo el concepto de establecer un comercio justo, Petrocaribe fomenta la entrega de hidrocarburo a cambio de bienes y servicios, un intercambio con saldo de 772 millones de dólares, indicó el ministro venezolano.

Otro aspecto importante fue dotar a los distintos países de sus propias empresas nacionales, para que tuviesen soberanía en el manejo de los recursos energéticos.

Actualmente operan 11 firmas mixtas en igual cantidad de Estados miembros, con ese paso los signatarios de Petrocaribe eliminaron en sus transacciones la actividad especulativa de las empresas transnacionales de la energía.

Por las inversiones del convenio, hay 25 instalaciones en activo, que aportan una capacidad de refinación de 135 mil barriles diarios, 262 mil barriles de almacenamiento y 365 megavatios de generación eléctrica, indicó Ramírez.

Lo anterior implicó inversiones ascendentes a 810 millones de dólares en seis años y ahora se avanza en el desarrollo de otros ocho proyectos de infraestructura energética, con una erogación estimada cercana a los 16 mil 690 millones de dólares, se precisó en el intercambio.

En el ámbito social, el convenio atiende en estos momentos 97 planes de alto impacto social en más de una decena de países, con inversiones por 230 millones de dólares, en beneficio directo de la población en áreas como educación, salud, construcción de viviendas, electrificación, fomento de la pesca y producciones agropecuarias.

Entre los acuerdos de la cita en Managua sobresale la voluntad de impulsar el uso de las energías renovables en todos sus campos y el desarrollo de las industrias de fertilizantes a fin de incrementar la disponibilidad de alimentos.

Según concertaron, el VIII Consejo Ministerial de Petrocaribe tendrá lugar antes de finalizar el año, como preparación para en el Encuentro de Jefes de Estado y de Gobierno, que sesionará próximamente en Venezuela.

A juicio del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, Petrocaribe es, sin discusión alguna, un proyecto revolucionario encaminado a llevar bienestar a todos los pueblos de la región.

Sin la Revolución Bolivariana, encabezada por Hugo Chávez, hubiera sido imposible el surgimiento y desarrollo de esta fórmula de hermandad y justicia, apreció el líder del Frente Sandinista de Liberación Nacional.

“Hay que tenerlo bien claro: sin Revolución Bolivariana no hay Petrocaribe, sin Revolución Bolivariana no hay ALBA (Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América)”, subrayó Ortega.

Con seis años de existencia, este acuerdo energético valida que América Latina y El Caribe viven cambios sustanciales por un renovado impulso de la lucha popular, capaz de transformar la fisonomía geopolítica del continente.

En ese sentido, Petrocaribe está hermanado con otras iniciativas igualmente pensadas por y para la región, entre ellas la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América, la Unión de Naciones Suramericanas y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, cuya primera cumbre en Venezuela está prevista para fines de este año.

también te puede interesar