Fracasa prueba de avión más veloz del mundo creado por EE.UU. para la guerra

La nave aérea capaz de alcanzar 22 veces la velocidad del sonido para atacar el blanco seleccionado se hundió en el mar después que el Pentágono perdió contacto con el aparato


La nave aérea capaz  de alcanzar 22 veces la velocidad del sonido para atacar el blanco seleccionado se hundió en el mar después que el Pentágono perdió contacto con el aparato

Los investigadores del Pentágono admitieron que el experimento con su avión hipersónico capaz de volar a 27 mil kilómetros por hora, fracasó y se hundió en el mar durante el segundo vuelo de ensayo de ese aparato experimental creado para golpear blancos en el otro extremo del planeta.

“Perdieron la telemetría”, la transmisión de datos recogidos durante el vuelo, informó en Twitter la Agencia de Investigación Avanzada sobre Proyectos de Defensa (DARPA), que dio nacimiento a los inventos más revolucionarios del Pentágono, después que se anunció el cese de contactos con la nave aérea.

Construido por Lockheed-Martin, este aparato sin piloto, bautizado Hypersonic Technology Vehicle 2 (HTV-2), fue concebido para volar en las altas esferas de la atmósfera terrestre a una velocidad inaudita que puede alcanzar 22 veces la barrera del sonido.

El aparato está destinado a brindar al Ejército, a largo plazo, una plataforma para alcanzar blancos en cualquier lugar del planeta con armas convencionales. El tiempo de vuelo entre Nueva York y Los Angeles sería así de “menos de 12 minutos”, según la DARPA.

El avión hipersónico responde a los proyectos militares estadounidenses de atacar blancos en el otro extremo del planeta con armas convencionales en menos de una hora, un proyecto que se ha bautizado como “golpe mundial rápido” y como una continuación de la política guerrerista de Washington.

A diferencia de un misil balístico, este aparato es maniobrable y sigue en consecuencia una trayectoria menos previsible, con lo cual no corre riesgo de ser alcanzado por un misil nuclear, explicó Loren Thompson, experto del Lexington Institute, un centro de análisis especializado en la industria aeronáutica.

“Los militares tienen mucho camino por delante antes de desplegar aparatos hipersónicos”, observó El experimento fracasado este jueves parece darle la razón.

El lanzamiento del aparato por un cohete Minautor IV desde la base aérea de Vandenberg, en California, se desarrolló correctamente, así como la separación entre el avión hipersónico y el lanzador en las altas esferas de la atmósfera, informó la agencia.

El avión efectuó algunas maniobras antes de que se perdiera contacto con él, mientras volaba hacia el atolón de Kwajalein y de acuerdo al Pentàgono se hundió en las aguas del Pacífico.

Alrededor de las 8:22 hora local, se había reportado la falta de contacto con el veloz aparato.

En una declaración divulgada posteriormente para tratar de ocultar un poco el fracaso la agencia dijo que la nave hizo exitosamente la transición a la velocidad Mach 20 (20 veces la velocidad del sonido).

La misión del jueves era la segunda del aparato y el vuelo final de prueba que se había pautado. El primer intento, llevado a cabo el 22 de abril del 2010, también terminó a los 20 minutos de vuelo cuando la computadora a bordo detectó un error y obligó al avión a caer al agua.

Un vuelo de Nueva York a Los Angeles a una velodidad Mach 20 tomaría menos de 12 minutos, de acuerdo con la agencia DARPA.

“Aún desconocemos cómo alcanzar el control deseado durante la fase aerodinámica del vuelo’’, declaró el mayor de la Fuerza Aérea Chris Schulz, administrador del programa.

(Redacción Central La Voz del Sandinismo-Agencias)