Internacionales

Ministra de Finanzas francesa es primera mujer en dirigir el FMI

Para su elección tuvo el apoyo de China, Rusia, Brasil y Estados Unidos

Chrisitna Lagarde
Ministra de Finanzas francesa es primera mujer en dirigir el FMI. | Internet

Redacción Central |

Para su elección tuvo el apoyo de China, Rusia, Brasil y Estados Unidos

La designación de la ministra francesa de Finanzas, Chrisitna Lagarde,  para reemplazar a Dominique Strauss Kahn en la dirección del organismo tuvo el apoyo de EEUU, China, Rusia y Brasil, lo cual la convirtió en  la primera mujer que asume las riendas del Fondo.

Lagarde será la primera mujer en encabezar la organización. Reemplazaría a Dominique Strauss-Kahn, quien renunció el mes pasado después de haber sido acusado de agredir sexualmente a una trabajadora de un hotel de la ciudad de Nueva York.

La funcionaria gala compitió por el puesto con Agustín Carstens, director del banco central de México, cuya candidatura nunca se fortaleció, ni siquiera entre los países en desarrollo. Lagarde, en cambio, tiene apoyo amplio en Europa; y un funcionario chino de alto rango dijo el lunes que Pekín apoya a Lagarde, según varios reportes.

En las últimas horas también sumó el respaldo de EEUU y Rusia. Combinados, este grupo de países tiene una mayoría de votos en la junta directiva del FMI.

El comité ejecutivo de 24 miembros representa a los 187 países que componen el FMI, institución que otorga préstamos a naciones con problemas financieros. La selección de Lagarde probablemente provocará protestas de las naciones en desarrollo.

Bajo un acuerdo informal que se remonta al fin de la Segunda Guerra Mundial, un europeo ha dirigido siempre al FMI, y un estadounidense a su organización hermana, el Banco Mundial. Además, la Casa Blanca nombra al subdirector del FMI. Las naciones en desarrollo han presionado para que se abran los cargos a candidatos fuera de los Estados Unidos y Europa.

Analistas han señalado que Europa y los Estados Unidos no quieren renunciar a sus privilegios; y naciones en desarrollo que son cruciales, como China, India y Brasil, tienden a considerarse adversarios en lugar de aliados. Carstens se quejó de que estaba en desventaja desde el inicio porque funcionarios europeos se movieron rápidamente para cerrar filas en apoyo a Lagarde.

también te puede interesar