Internacionales

Rusia en busca de su verdadera geografía

Una nueva expedición explora los límites de la plataforma continental de ese país en el Océano Ártico

Académico Fiodorov
Buque de investigación científica Académico Fiodorov. | Internet

Redacción Central |

Una nueva expedición explora los límites de la plataforma continental de ese país en el Océano Ártico

El buque de investigación científica “Académico Fiodorov” zarpó desde el puerto finlandés Turku en una nueva expedición para demostrar a la ONU que una gran área de la plataforma continental ártica, rica en gas y petróleo, pertenece a Rusia.

Esta nueva expedición, que durará hasta el mes de septiembre, es la continuación de otra realizada en 2010 donde el buque fue acompañado por el rompehielos “Yamal”, que le abrió camino en su difícil tarea.

Según la Convención de la ONU sobre el Derecho del Mar de 1982, de la cual Rusia forma parte desde 1997, la plataforma continental está integrada del fondo y subsuelo “hasta la frontera exterior de la margen subacuática del continente”.

Desde hace años Rusia reivindica una gran extensión del fondo del Océano Ártico, pese a que esto se le fue denegado por la ONU en 2002. Los estados costeros tienen el derecho soberano de explorar y explotar yacimientos en la plataforma, de acuerdo con la citada Convención.

Rusia reclama en el Ártico una zona inmensa en forma triangular cuya base coincide con la línea costera del norte de Rusia, desde la frontera con Noruega en el oeste y hasta el Estrecho de Bering en el este, una superficie de 1,2 millones de kilómetros cuadrados equivalente a los territorios de Alemania, Francia e Italia juntos.

Investigadores de la Universidad de Ryukoku y la Escuela de Medicina de Osaka, en Japón, desarrollaron y probaron con éxito una cámara endoscópica autopropulsada de control remoto, según la prensa japonesa.

El nuevo dispositivo sin parangón en todo el mundo es una cápsula de 4,5 centímetros de longitud y un centímetro de diámetro. Una pequeña aleta y un imán aseguran el control remoto de sus movimientos en el tubo digestivo.

Introducida por vía oral para la endoscopia del estómago, o rectalmente para la del colón, la cápsula podrá reducir en grado notable las molestias que el paciente sufre durante la investigación, y contribuirá a la detección temprana del cáncer y otras enfermedades, confían los autores del invento.

también te puede interesar