Internacionales

Las Malvinas y la soberbia del desgastado imperio británico

(Por Wilfredo Soto) Al iniciarse las sesiones del Comité de Descolonización de la ONU surge nuevamente el tema de la ocupación militar británica del territorio argentino de Islas Malvinas en una guerra desigual, en la cual contó como un decidido aliado, con el gobierno de Estados Unidos.

Cartel
El Comité de Descolonización de la ONU que este lunes inició sus sesiones tendrá que abordar el tema de la ocupación militar que, en pleno siglo XXI, mantiene el desgastado imperio británico de las argentinas Islas Malvinas. | Internet

Redacción Central |

(Por Wilfredo Soto) Al iniciarse las sesiones del Comité de Descolonización de la ONU surge nuevamente  el tema de la ocupación militar británica del territorio argentino de Islas Malvinas en una guerra desigual, en la cual contó como un decidido aliado, con el gobierno de Estados Unidos.

(Por Wilfredo Soto)  El Comité de Descolonización de la ONU que este lunes inició sus sesiones tendrá que abordar el tema de la ocupación militar que, en pleno siglo XXI, mantiene el desgastado imperio británico de las argentinas Islas Malvinas.

Nadie puede olvidar- y Argentina mucho menos- la designal batalla librada por los soldados argentinos contra muy superiores fuerzas británicas que materializaron en 1982 el espectáculo de una intervención más de una potencia extracontinental en territorio latinoamericano.

Tampoco olvidan el triste papel jugado por la Organización de Estados Americanos que se suponían debía defender de esa agresión a Argentina, un país miembro y mucho menos la ayuda estadounidense que hasta abasteció a los buques del Reino Unido que avanzaban para masacrar a los defensores de La Malvinas.

Desde 1989, la ONU ha emitido acuerdo tras acuerdo de su Comité de Descolonización que  sin emitir declaraciones categóricas contra el agresor, reclama por lo menos que las dos partes se sienten en una mesa de negociaciones para llegar a un acuerdo y solucionar pacíficamente el diferendo.

La respuesta de Londres siempre ha sido la misma: absoluta negativa a negociar nada, inclusión en sus mapas a las islas como pertenecientes a Gran Bretaña y amenazas veladas a cualquier intento de la nación sudamericana por recuperar lo que es suyo.

Por su parte, Bueno Aires ha reiterada, una y otra vez, su disposición a llevar a cabo negociaciones con los colonialistas para alcanzar una salida pacífica a un conflicto que se mantiene latente.   La respuesta de la suerte de calcomanía de imperio que aún conserva fuerza económica y política pero mucho menor a sus épocas imperiales, ha sido cerrarle la puerta en la cara a los planteamientos argentinos.

En esta sesión anual del Comité, el canciller Héctor Timmerman, representante de la diplomacia argentina presentará una vez más la postura de su gobierno para, a través del diálogo, encontrar una solución a la disputa, frustrada por la negativa del gobierno británico.

Los participantes en el debate, que se realizará este martes, analizarán el tema de las Islas Malvinas, el cual se sigue desde el año 1989, examinarán un proyecto de resolución que reitera el llamado a los gobiernos de Argentina y Reino Unido a reanudar las negociaciones para lograr una salida pacífica al diferendo sobre  la cuestión de las  Malvinas.

Timerman considera este asunto como una causa nacional, que  tiene el apoyo de toda América Latina y de una amplia mayoría de los países miembros de la ONU  .

La semana pasada, la presidenta, Cristina Fernández, calificó de   burda potencia colonial   la negativa del primer ministro británico, David Cameron, para tratar esta semana sobre la soberanía del archipiélago.

Y es que Cameron había dicho el miércoles pasado en la Cámara de los Comunes que mientras  las islas Falklands (Malvinas) quieran ser territorio soberano británico deben seguir siendo territorio soberano británico. Punto. Final de la historia”, olvidando que la presencia del Reino Unido allí se impuso con las cañoneras.

Asimismo, durante la visita del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, a esta nación suramericana, Fernández aseguró que   Inglaterra ha desoído sistemáticamente la resolución 2065 de Naciones Unidas.

Lo que estará en juego, una vez más, es el prestigio de la ONU, muy deteriorado ahora, por ejemplo, con la lluvia  de bombas que lanzan Estados Unidos y la OTAN sobre Libia, para imponer el acuerdo que adopte la gran mayoría de los países representados en esa instancia internacional.

también te puede interesar