Internacionales

Temen nuevos desastres en Guatemala ante temporada lluviosa

Los suelos aún presentan debilidades por haber sido erosionados en alto grado

Redacción Central |

Los suelos aún presentan debilidades por haber sido erosionados en alto grado

Los probables deslaves, derrumbes e inundaciones están entre los mayores temores de los expertos para la temporada lluviosa en Guatemala, cuya intensificación va siendo más notoria.

A un año de fuerte azote del llamado invierno en el país, sobre todo por la incidencia de la tormenta tropical Agatha y otros fenómenos naturales similares, los suelos aún presentan debilidades por haber sido erosionados en alto grado.

Eso los hace propensos a deslizamientos o avalanchas de lodo con cualquier cantidad de precipitaciones pluviales, principalmente en las zonas más vulnerables del occidente del país y fundamentalmente los departamentos de San Marcos, Quetzaltenango y Sololá.

Un riesgo más marcado de esos percances, incluidos flujos de material volcánico o lahares, preocupa a las autoridades y a los especialistas del Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología.

Su director, Eddy Sánchez, expresó los temores sobre la ocurrencia de emergencias en aquellas áreas y las de la costa sur, donde ya hay una alta incidencia de lluvias.

Esas condiciones están dadas por la permanencia en el océano Pacífico de un sistema de baja presión, además de una onda del este procedente del Caribe cuyo paso por territorio guatemalteco se prevé para el fin de semana.

De acuerdo con Sánchez, citado por el diario Prensa Libre, ambos fenómenos arrastran mucha humedad, la cual se convierte en aguaceros al interactuar con el calor de la superficie del agua o de tierra firme.

Hasta ahora el invierno es copioso en el litoral sureño, principalmente San Marcos, Retalhuleu, Suchitepéquez y Escuintla, pero ya empieza a intensificarse en el occidente del país, afirma el reporte.

La Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres activó sus programas de prevención al comienzo de la época lluviosa, el mes pasado, y mantiene un constante monitores de la situación.

En la temporada de 2010 las fuertes y sostenidas precipitaciones dejaron en este país un saldo de 274 muertos y pérdidas materiales superiores a los mil 500 millones de dólares.

también te puede interesar