Internacionales

Una nica fue voz de las domésticas de Costa Rica en evento internacional

Sintió la emoción de ver aprobada la Convención de Trabajadores Domésticos en las sesiones de la Conferencia Internacional del Trabajo

Redacción Central |

Sintió la emoción de ver aprobada la Convención de Trabajadores Domésticos en las sesiones de la Conferencia Internacional del Trabajo

La nicaragüense María del Carmen Cruz, representante de la Asociación de Trabajadoras Domésticas de Costa Rica, país donde reside, dijo sentirse emocionada por la aprobación de la Convención de Trabajadores Domésticos durante las sesiones de la Conferencia Internacional del Trabajo.

Esta Convención, afirmo,  reconoce que tenemos los mismos derechos que el resto, como seres humanos, trabajadoras, mujeres e inmigrantes.

Millones de mucamas, nanas y cocineros de todo el mundo están más cerca de tener los mismos derechos laborales que otros trabajadores después que este jueves fue aprobada la nueva convención que los protege más.

Las naciones reunidas en la Conferencia Internacional del Trabajo votaron aprobar la Convención de Trabajadores Domésticos por 396 votos en favor, 16 en contra y 63 abstenciones.

Grupos que hicieron campañas en favor de la aprobación indicaron que muchos de los cerca de 100 millones de trabajadores domésticos en todo el mundo están a punto de ganar algunos derechos laborales como vacaciones, ausencias por maternidad y el tener un seguro médico por primera vez en sus vidas.

Los gobiernos aún deben ratificar esta convención antes de que entre en vigencia en cada país.

La votación en la conferencia anual del grupo fue recibida con vítores y lágrimas por decenas de activistas en la galería, muchos de ellos empleados domésticos.

Entre ellos se encontraba Narbada Chhetri, de Nepal, para quien la convención cambiará las vidas de muchos de los 100 millones de empleados domésticos de todo el mundo.

Hester Stephens, una delegada sindical y limpiadora de hogares en Sudáfrica, dijo que el tratado, una vez adoptado, sacará a muchas personas de situaciones parecidas a la esclavitud. “Hemos sido tratados como si no existiéramos, o como si no fuéramos seres humanos”, indicó la mujer.

Stephens, quien hace años se vio obligada a dejar a su bebé con sus familiares y buscar trabajo para escapar de la pobreza, dijo que las mujeres en particular sufren explotación porque constituyen la gran mayoría de los empleados domésticos. La Organización Internacional del Trabajo estima que cuatro quintas partes de los empleados domésticos son mujeres.

La votación fue “un momento histórico para la OIT, pero en especial para los empleados domésticos de todo el mundo”, dijo el director general de la OIT, Juan Somavia.

Bajo la convención, los países deben asegurarse que los empleados domésticos tienen horas de trabajo regulares, vacaciones, ausencias por maternidad y seguridad social.

Algunos países asiáticos y africanos se opusieron a la convención preocupados por el impacto de otorgar derechos laborales a millones de personas en la economía informal.

también te puede interesar