Internacionales

Brasil ratifica el respaldo a la entrada de Venezuela en Mercosur

Firma diez nuevos acuerdos bilaterales y ratifican el proyecto de asociación estratégica entre ambas naciones

Brasil y Venezuela materializan la firma de acuerdos
Los presidentes de Venezuela, Hugo Chávez, y de Brasil, Dilma Rousseff, mantuvieron este lunes su primer encuentro de trabajo en Brasilia, tras el cual la anfitriona respaldó el ingreso del llamado quinto socio al bloque regional del Mercosur, trámite que lleva más de dos años de demoras. | telesurtv.net

Redacción Central |

Firma diez nuevos acuerdos bilaterales y ratifican el proyecto de asociación estratégica entre ambas naciones

Los presidentes de Venezuela, Hugo Chávez, y de Brasil, Dilma Rousseff, mantuvieron este lunes su primer encuentro de trabajo en Brasilia, tras el cual la anfitriona respaldó el ingreso del llamado quinto socio al bloque regional del Mercosur, trámite que lleva más de dos años de demoras.

El trabajo de ambos mandatarios y sus ministros resultó en la firma de diez nuevos acuerdos bilaterales y en la ratificación del proyecto de asociación estratégica entre Brasil y Venezuela, vigente desde 2005, que, coincidieron, contribuye a la integración sudamericana.

Al recibir a Chávez en el Palacio del Planalto, la presidenta brasileña abogó por el ingreso de Venezuela al Mercosur, demorado por el Parlamento paraguayo que no logra aprobar la incorporación, a más de dos años de haber logrado el visto bueno de los presidentes en la Cumbre de Caracas.

El gobierno brasileño espera con “gran expectativa la adhesión de Venezuela al Mercosur”, declaró Rousseff durante una intervención ante la prensa junto a su homólogo venezolano, informaron las agencias Prensa Latina, Ansa y DPA, y la estatal AVN.

“Durante siglos nuestra mirada estuvo volcada hacia centros distantes de nuestra realidad. Puertos y ciudades litoraleñas crecieron, mientras que el interior de Sudamérica seguía dormido.

Queremos concretar todo el potencial de integración promocionando la ciudadanía y el bienestar de nuestros pueblos”, destacó la mandataria.

Rousseff también elogió la “promisoria articulación de Venezuela y Colombia”, cuyos gobiernos mediaron para que Manuel Zelaya, depuesto por el golpe de junio de 2009, pudiera retornar a Honduras, como ocurrió hace dos semanas.

Por su parte, el mandatario venezolano respaldó la incorporación brasileña al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, un reclamo que Lula da Silva y Rousseff mantienen como política de Estado en todos los foros internacionales.

“Venezuela apoya de manera incondicional el ingreso de Brasil como miembro permanente al Consejo de Seguridad de la ONU; es la mejor manera de romper la hegemonía de Estados Unidos”, declaró Chávez al arribar a Brasilia.

Del encuentro resultaron nuevos convenios de cooperación entre los dos gobiernos en los sectores de energía, ciencia y tecnología, agricultura y comercio, y otro que viabilizará un programa de construcción de viviendas populares en Venezuela, en los moldes del proyecto “Mi Casa, Mi Vida”, lanzado en Brasil en el pasado gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva.

El proyecto venezolano, bautizado “Misión Vivienda” y cuyo costo estimado es de tres mil  millones de dólares, tendrá apoyo técnico de Brasil y recibirá financiaciones de la petroquímica Braskem, del grupo Odebrecht.

Además, el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES), el organismo estatal de fomento de Brasil, firmó un contrato para financiar las obras de un astillero en Venezuela.

En la rueda de prensa conjunta, Chávez recordó con entusiasmo a Lula da Silva y elogió a Dilma, a quien llamó “amiga querida” y definió como “una nueva figura para esta nueva hora de América”.

“Estamos creando y articulando un nuevo modelo de relación con Brasil, que no se limita a la competencia propia de los modelos neoliberales, sino que se trata de un modelo de cooperación y complementariedad económica que debe seguir fortaleciéndose, y los acuerdos suscritos hoy son muestra de ello”, enfatizó Chávez.

Rousseff también destacó la alianza estratégica con Venezuela que, a su juicio, ya resultó en mejorías para la calidad de vida de los habitantes de la Amazonia brasileña.

Asimismo, Chávez defendió la integración continental y la unión en contra de intervenciones “exógenas” que amenazarían la paz en la región, ante lo cual exclamó: “No queremos guerra, no queremos bombardeos, no queremos golpes de Estado. Estamos unidos, conscientes, integrándonos cada vez más”.

Tras la reunión de trabajo y la firma de acuerdos, Chávez fue homenajeado con un almuerzo por Rousseff antes de viajar a Ecuador, la segunda etapa de su gira latinoamericana que incluirá además una visita a Cuba, donde el mandatario venezolano se reunirá con el presidente Raúl Castro.

también te puede interesar