Internacionales

Vaticinan reelección de Ban Ki-moon al frente de ONU

No tiene contrincante a la vista

Redacción Central |


No tiene contrincante a la vista

Tras varios meses de persistente expectativa, la eventual postulación de Ban Ki-moon a su reelección como secretario general de Naciones Unidas aparece  con inusitada fuerza y sin contrincante a la vista.

El tema comenzó a fluir la pasada semana a través de veladas filtraciones de algunos miembros del Consejo de Seguridad, órgano que en la práctica tiene la última palabra en la decisión sobre el más alto cargo de la organización mundial.

Se da por seguro que esa aspiración será dada a conocer mañana en una conferencia de prensa con los corresponsales acreditados en la sede de la ONU en Nueva York, encuentro que debe ser mensual, pero no se realiza desde principios de este año.

La cita con los periodistas fue convocada con el argumento oficial de informar sobre los más recientes viajes del titular de la ONU, cuyo actual mandato concluye el 31 de diciembre de este año.

El ex canciller surcoreano sustituyó al ghanés Kofi Annan en enero de 2007 y, según trascendidos, su pretensión de continuar en el puesto es apoyada por los miembros permanentes del Consejo de Seguridad (Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Rusia y China).

Formalmente, el secretario general de la ONU es nombrado por la Asamblea General para un mandato de cinco años, pero a recomendación del Consejo de Seguridad, por lo cual su elección está sujeta al derecho de veto que disfrutan esos cinco países.

El tema de la selección del más alto cargo de la ONU forma parte del creciente reclamo existente por una reforma de Naciones Unidas, en particular del Consejo de Seguridad, y la revitalización del papel de la Asamblea General.

Una de las voces más insistentes al respecto es la del Movimiento de Países No Alienados con reiteradas críticas a los continuos intentos del primero para invadir los poderes y prerrogativas de la segunda.

En ese punto aparece una fuerte oposición a la forma de nominación y elección del secretario general y a la prerrogativa asumida al respecto por el Consejo, en particular sus miembros permanentes.

En opinión de buena parte de las delegaciones, en el presente ese órgano concentra el poder sobre esa decisión y la Asamblea asume de facto un papel únicamente sancionador.

Por otro lado, existen diversos criterios dentro de los círculos diplomáticos de la ONU que recelan de la estrecha sintonía existente entre Ban Ki-moon y los gobiernos de las principales potencias occidentales, en particular Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña.

El ex canciller surcoreano, con 67 años de edad ahora, es el octavo político que desempeña ese cargo desde la fundación de Naciones Unidas en 1945.

Los anteriores fueron Kofi Annan (Ghana, 1997-2006), Boutros Ghali (Egipto, 1992-1996), Javier Pérez de Cuéllar (Perú, 1982-1991), Kurt Waldheim (Austria, 1972-1981), U Thant (Birmania, 1961-1971), Dag Hammarskjöld (Suecia, 1953-1961) y Trygve Lie (Noruega, 1946-1952).

Según la Carta de la organización, no hay límites al número de mandatos que un secretario general puede cumplir, aunque hasta ahora ninguno  ha sobrepasado dos períodos consecutivos.

también te puede interesar