Internacionales

Geófagos capitalistas acaparan tierra africana para producir biocombustibles

Millones de hectáreas que debían aliviar el hambre en el mundo se destinan a sostener las sociedades de consumo

Cultivo de tierras en Áfric
Empresas británicas lideran la compra de tierras en África para producir biocombustibles. | Internet

Redacción Central |

Millones de hectáreas que debían aliviar el hambre en el mundo se destinan a sostener las sociedades de consumo

Las potencias capitalistas, volviendo las espaldas a las hambrientas mayorías del planeta que reclaman alimentos, destinan gran cantidad de recursos para acaparar muchos millones de hectáreas de tierra africana con el fin de producir biocombustibles y mantener el derroche de sus sociedades de consumo.

Las denuncias aparecen en los medios de difusión de diferentes países y el dedo acusador por lo que podría calificarse de crimen de lesa humanidad apunta principalmente a Gran Bretaña, Italia, Alemania, Francia y Estados Unidos.

El diario The Guardian dijo que 11 empresas británicas compraron 32 millones de hectáreas de terrenos cuyas plantas serán empleadas para la producción de biodiesel.

Ello preocupa aún más tras conocerse una investigación de la ONG Oxfam que ubica a los biocombustibles en la lista de los factores del aumento de los precios de los alimentos, al cesar o reducirse su producción.

Según la organización humanitaria, millones de personas estarán condenadas al hambre mientras los precios de los alimentos más comunes se duplicarán en los próximos 20 años.

Las causas, además de los biocombustibles -que utilizan terrenos que pueden en cambio destinarse a la producción de alimentos- son el cambio climático, el crecimiento de la población mundial y la especulación de los grandes empresas productoras.

La realidad actual es que  925 millones de personas padecen hambre crónica, ya que la distribución de los alimentos no es justa, según las estimaciones del Fondo de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), pero otras fuentes dicen que el número de hambrientos es mucho mayor y tiende a incrementarse.

En ese contexto se inscribe la escalada por los biocombustibles: 100 proyectos de 50 sociedades en más de 20 países.

La compañía número 1 es la británica Crest Global Energy, que en Mali, Guinea y Senegal posee 900 mil hectáreas de terrenos.

Otra empresa, la Sun Biofuels, posee ocho millones de hectáreas en Tanzania, donde cultiva la Jatropha curcas, una planta no comestible cuyas semillas oleaginosas son empleadas para producir biodiesel.

Años atrás se creía que la Jatropha era una solución perfecta, en cuanto crecía en terrenos áridos pero según Jamidu Katima, de la Universidad de Dar es Salaam, no es así.

“Cultivar Jatropha de manera redituable sobre terrenos áridos es una falacia. Necesita agua, fertilizantes y pesticidas para dar un gran rendimiento”, afirmó.

Los biocombustibles fomentan además la destrucción de la foresta. Según el Institute of European Environmental Policy, el anhídrido carbónico emitido por la desforestación vinculada al negocio de los biocombustibles puede frustrar las metas fijadas para la reducción de esas emisiones.

De acuerdo a la investigación publicada, en el segundo lugar detrás del Reino Unido se ubica Italia, con siete empresas, seguida de Alemania, Francia y Estados Unidos.

(Redacción Central La Voz del Sandinismo-Ansa Latina)

también te puede interesar

Compañera Vicepresidenta Rosario Murillo

Año 2018 UNIDOS EN VICTORIAS

La Prioridad de este Año, es, precisamente, el fortalecimiento de la Unidad Sandinista, y de la Unidad Nacional, para continuar librando todas las...