Internacionales

Ni Costa Rica ni Honduras pueden intervenir en litigio entre Nicaragua y Colombia

La Corte Internacional de Justicia en La Haya desestimó las peticiones de los dos primeros países de inmiscuirse en el asunto, que definirá fronteras marítimas en el Caribe

Caribe
|

Redacción Central |

La Corte Internacional de Justicia en La Haya desestimó las peticiones de los dos primeros países de inmiscuirse en el asunto, que definirá fronteras marítimas en el Caribe
» Fallos de la Corte Internacional de Justicia son dos victorias para Nicaragua

Sendas peticiones de Costa Rica y Honduras de intervenir en un litigio entre Nicaragua y Colombia que definirá fronteras marítimas en el Caribe fueron rechazadas este miércoles por la Corte Internacional de Justicia (CIJ) en La Haya, al considerar el organismo de la ONU que no están en juego intereses particulares de los dos primeros países.

En dos sesiones públicas, la máxima instancia judicial de la ONU dictó que ni Costa Rica ni Honduras demostraron que sus intereses de orden jurídico estén amenazados en ese diferendo por lo que les negó participar en el proceso como habían solicitado el año pasado.

La petición de San José fue rechazada por los jueces por nueve votos a favor y siete en contra y la hondureña por trece votos favorables y dos en contra.

Ambos países habían requerido intervenir en el litigio fronterizo al estimar que cualquier decisión de la corte al respecto podría afectar sus intereses en el Caribe, en especial, sus espacios económicos exclusivos.

Pero la CIJ aseguró que cualquier trazado fronterizo que decida entre Nicaragua y Colombia en ningún caso afectará los intereses de un país tercero estimando por tanto injustificadas las preocupaciones formuladas por los dos países centroamericanos.

El diferendo llegó a La Haya en 2001, cuando Nicaragua reclamó la soberanía de una vasta zona marítima del Caribe occidental que incluye el archipiélago de San Andrés y que actualmente está en posesión de Bogotá.

En un primer fallo en 2007, la CIJ dictó que la soberanía de las islas San Andrés, Providencia y Santa Catalina, pertenecientes a ese archipiélago, ya había sido acordada a Bogotá en un tratado de 1928 entre Colombia y Nicaragua.

Sin embargo, se declaró competente para atribuir el resto de islas e islotes de la zona y delimitar la demarcación marítima entre ambos países.

también te puede interesar