Internacionales

Visita de Obama fue recibida con sismo de 3,1 grados en San Salvador

No hubo víctimas ni impidió las protestas en la calle por su estancia en el país aunque la mayor indignación fue por su visita a tumba de Monseñor Romero, asesinado por elementos apoyados por Estados Unidos. Un sismo de 3,1 grados de magnitud y protestas en la calle fueron la bienvenida para el Presidente de […]

Protestante con máscara de Barack Obama
Un protestante con una máscara que caricaturiza al presidente Barack Obama besando a la muerte durante una protesta contra su visita a El Salvador. | AP

Redacción Central |

No hubo víctimas ni impidió las protestas en la calle por su estancia en el país aunque la mayor indignación fue por su visita a tumba de Monseñor Romero, asesinado por elementos apoyados por Estados Unidos.

Un sismo de 3,1 grados de magnitud y protestas en la calle fueron la bienvenida para el Presidente de Estados Unidos, Barack Obama, a su llegada a EL Salvador, dicen agencias de noticias.

El sismo, con escasa profundidad y con epicentro en el área metropolitana de San Salvador, se produjo justo cuando Obama ingresaba a la Casa de Gobierno.

El movimiento telúrico, que solo provocó alarma pero no víctimas, fue registrado por los sismógrafos a las 13H23 locales (19H23 GMT) con una profundidad de 2,8 km, precisó el Servicio Nacional de Estudios Territoriales (SNET).

El sismo tampoco impidió las protestas organizadas por los movimientos sociales obreros y estudiantes que  se sucedieron en las calles de la ciudad de San Salvador para rechazar la visita y exigirle la legalización de los millones de inmigrantes que viven en esa nación norteamericana.

Una buena parte del pueblo salvadoreño está molesto por la visita planeada de Obama a la tumba de Monseñor Arnulfo Romero, ícono de la libertad de El Salvador, y de la defensa de los derechos humanos.

El gobierno del mandatario salvadoreño Mauricio Funes explicó que la visita a la tumba se realizará para hacer un homenaje a las luchas que emprendió Monseñor Romero durante la década de los 70 y 80.

“La gente lo ve como una ofensa, porque dicen que en los años 80, cuando había guerra en este país, Estados Unidos financió al ejército nacional y avaló desapariciones y torturas y dicen que es una ofensa para quien denunció todas esas violaciones de derechos humanos. Por eso, quieren que, si la visita, pida disculpas por esas acciones”, informó Adriana Sívori, corresponsal de TeleSUR en ese país.

Los movimientos sociales demandan respeto a los derechos humanos para los inmigrantes que viven en Estados Unidos, piden que los legalicen, porque anualmente millones de dólares llegan a El Salvador provenientes de remesas familiares.

Adicionalmente, los salvadoreños rechazan la visita de Obama por la posición bélica que asumió frente a los conflictos que se viven en Libia y naciones del Medio Oriente.

Entre las demandas estuvieron que no haya más gasto militar y que se detenga la intervención, ataques y bombardeos contra el pueblo libio. “Muchos se preguntan cuál será la posición del Gobierno salvadoreño frente a lo que acontece en Libia”, indicó Sívori.

también te puede interesar