Internacionales

Muy grave situación en central nuclear japonesa

Así la calificó el director general del Organismos Internacional de Energía Atómica que viajará a Tokio urgentemente

Director general de la OIEA, Yukiya Amano
Director general de la OIEA, Yukiya Amano |

Redacción Central |

Así la calificó el director general del Organismos Internacional de Energía Atómica que viajará a Tokio urgentemente

El director general del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), Yukiya Amano, anunció este miércoles que viajará a Japón lo antes posible ante la situación en la central nuclear nipona Fukushima I, que calificó de “muy grave” y después convocará una sesión extraordinaria de la junta de gobernadores.

Amano hizo declaraciones después que Japón anunció que helicópteros del ejército  lograron verter una gran cantidad de agua  sobre dos de los reactores de la central nuclear de Fukushima para intentar enfriar el combustible que amenaza con entrar en fusión, según imágenes transmitidas en directo por la televisión pública NHK.

Los aparatos sobrevolaron la central y lanzaron en cuatro ocasiones siete mil 500 litros de agua sobre los reactores dañados 3 y 4, según las imágenes, aunque de momento no hay informaciones sobre el resultado de la operación, que será repetida.

Anteriormente, las autoridades habían anunciado que iban  a recurrir a camiones cisterna equipados con cañones de agua para echar el líquido en el reactor número cuatro de la central nuclear de Fukushima, con el fin de enfriar el combustible, indicó el miércoles la cadena pública de televisión NHK.

Este nuevo recurso se pondría en práctica después del fracaso de la tentativa de echar agua en el reactor con un helicóptero militar, que tuvo que desistir debido al alto nivel de radiactividad.

El reactor número 4 de la central nuclear Fukushima, que el operador de la central intenta enfriar desesperadamente, sufrió un incendio el martes

La central, operada por la compañía Tokyo Electric Power (TEPCO), acumula una seguidilla de problemas graves desde el sismo seguido de un tsunami del viernes. Con esta maniobra se busca evitar que el combustible usado del reactor 4, actualmente fuera del agua, sea extremadamente peligroso y provoque un accidente mayor.

Estas barras de combustible usadas, que continúan desprendiendo mucho calor, se encuentran en una piscina situada en la parte superior del reactor que estaba detenido por mantenimiento antes del sismo y el tsunami del viernes.El reactor 3 también resultó dañado el lunes por una explosión de hidrógeno. La onda de choque daño el techo y ciertas paredes del edificio exterior mientras que el recinto de confinamiento está probablemente dañado.

Las autoridades planean también utilizar el jueves un camión cisterna con cañones de agua para regar el reactor 4.

Un camión especial de la policía municipal de Tokio llegó la noche de este miércoles cerca del sitio para poner en marcha esta técnica, hasta ahora, inédita.

TEPCO explicó el jueves que su prioridad era la de restablecer la corriente eléctrica para activar nuevamente los sistemas de refrigeración que fallaron luego del sismo de magnitud 9.

El sismo y el tsunami que azotaron el viernes el noreste de Japón provocaron una dramática crisis nuclear de consecuencias imprevisibles.

La piscina de almacenamiento de combustible usado del reactor 4 de la planta nuclear japonesa Fukushima no tiene más agua, lo que genera niveles de radiación “extremadamente altos”, dijo el jefe de la Comisión Reguladora Nuclear estadounidense este miércoles.

Después de dos incendios en el edificio donde está el reactor, la piscina se encuentra ya “casi al aire libre” y una elevada radiación se escapa, destacó un responsable del Instituto francés de radioprotección y de la seguridad nuclear (IRSN) Thierry Charles.

La temperatura del agua comenzó a aumentar. En lugar de unos 30  grados en tiempo normal habría llegado al menos a 80 grados centígrados. El riesgo, con la evaporación, es que la barras, aún un poco aisladas del exterior por el líquido, dejen de estar sumergidas en el agua.

Por falta de agua para enfriarlas, se puede temer que muy pronto estas barras podrían dañarse y producir emisiones muy importantes de radiactividad directamente a la atmósfera.

Como en un calentador eléctrico de agua cuya resistencia se fundió por falta de agua, las barras de combustible podrían romperse. El forro de zirconium que rodea las pastillas de combustible se oxidaría rápidamente, como un fósforo que se inflama, explicó Thierry Charles.

Con el combustible en pedazos, directamente al aire libre, “tendríamos el mismo tipo de emisiones que Chernobyl”, estimó este experto.

Una eventualidad de catástrofe que se definirá en 48 horas. “Una desecación completa del reactor podría ocurrir de aquí a uno o dos días, con emisiones masivas al día siguiente”, precisó.

En la peor de las situaciones, si el combustible degradado se encuentra al aire libre, la radiación sería tal que “podría impedir después el acceso al lugar donde hay otros seis reactores”, recordó Charles.

Se cree que hubo una explosión de hidrógeno en esa unidad.

“Además de los tres reactores que estaban operando al momento del incidente, ahora mismo también hay un cuarto reactor que genera preocupación. Este reactor estaba cerrado al momento del terremoto”, dijo el jefe de la NRC, Gregory Jaczko.

“Lo que creemos actualmente es que hubo una explosión de hidrógeno en esta unidad debido a que quedó descubierto el combustible de la piscina de combustible usado”, agregó, subrayando que la explosión ocurrió hace varios días pero sus efectos seguían preocupando.

“Creemos que la contención secundaria quedó destruida y que no hay agua en la piscina de combustible usado, y creemos que los niveles de radiación son extremadamente altos, lo que podría afectar la capacidad de tomar medidas correctivas”, explicó.

(REDACCION CENTRAL LA VOZ DEL SANDINISMO-AGENCIAS)

también te puede interesar